Edición N° 18 -

Historia de los Barrios Casildenses

En el di­se­ño ini­cial de la Vi­lla Ca­sil­da se de­fi­nen cua­tro sec­to­res ne­ta­men­te di­fe­ren­cia­dos, se­pa­ra­dos por dos gran­des bou­le­va­res que atra­vie­san el po­bla­do, de­no­mi­na­dos en sus co­mien­zos Eu­ro­pa y Amé­ri­ca (en la ac­tua­li­dad se tra­ta de las ca­lles Bvd. Ovi­dio La­gos y Bvd. Li­san­dro de la To­rre, res­pec­ti­va­men­te). Se tra­ta de los es­pa­cios que en

En el di­se­ño ini­cial de la Vi­lla Ca­sil­da se de­fi­nen cua­tro sec­to­res ne­ta­men­te di­fe­ren­cia­dos, se­pa­ra­dos por dos gran­des bou­le­va­res que atra­vie­san el po­bla­do, de­no­mi­na­dos en sus co­mien­zos Eu­ro­pa y Amé­ri­ca (en la ac­tua­li­dad se tra­ta de las ca­lles Bvd. Ovi­dio La­gos y Bvd. Li­san­dro de la To­rre, res­pec­ti­va­men­te). Se tra­ta de los es­pa­cios que en los pla­nos que se tra­zan pa­ra la ven­ta de lo­tes, lle­van la iden­ti­fi­ca­ción de las pri­me­ras cua­tro le­tras del abe­ce­da­rio (A, B, C, D) y que coin­ci­den con los ac­tua­les Ba­rrios Ba­rra­cas, Cen­tro, Gra­na­de­ros a Ca­ba­llo y San Car­los.
Es­tos sec­to­res mar­ca­dos por la tra­za ori­gi­nal del Cen­tro Ur­ba­no de la Co­lo­nia Can­de­la­ria, irán ad­qui­rien­do con el co­rrer del tiem­po pe­cu­lia­ri­da­des en lo que res­pec­ta a las for­mas del ha­bi­tar, las tra­di­cio­nes, la idio­sin­cra­sia y la cons­truc­ción de un sen­ti­do de per­te­nen­cia, ca­pa­ces de dar per­fi­les pro­pios a una vi­da ba­rrial múl­ti­ple y di­ver­sa.
Des­de el co­mien­zo mis­mo del po­bla­do, se tor­na pa­ten­te la ne­ce­si­dad de dis­tin­guir un Cen­tro Cí­vi­co y Co­mer­cial de la Vi­lla Ca­sil­da. Las man­za­nas lo­ca­li­za­das al­re­de­dor de la Pla­za Ca­sa­do van a cum­plir es­ta fun­ción, en tan­to se tra­ta no so­la­men­te del es­pa­cio de las pri­me­ras cons­truc­cio­nes par­ti­cu­la­res y de los pri­me­ros ne­go­cios, si­no ade­más del si­tio don­de se eri­gen las Ins­ti­tu­cio­nes fun­da­men­ta­les ten­dien­tes a ga­ran­ti­zar el or­den pú­bli­co: Co­mi­sión de Fo­men­to, Es­cue­la Pú­bli­ca, De­pen­den­cias Po­li­cia­les, Club So­cial y Ca­sa Pa­rro­quial, a las que se su­man más ade­lan­te, el Pa­la­cio Mu­ni­ci­pal, las En­ti­da­des Ban­ca­rias, los Juz­ga­do, Tea­tros y Cen­tros de Es­par­ci­mien­to So­cial y Cul­tu­ral.
El Cen­tro Co­mer­cial pro­pia­men­te di­cho in­cor­po­ra un ra­dio un po­co más am­plio que el que ac­tual­men­te co­no­ce­mos, al in­cluir las ca­lles Um­ber­to I (hoy Li­san­dro de la To­rre), Bue­nos Ai­res, San­ta Fe (Hi­pó­li­to Yri­go­yen) y En­tre Ríos (Fray Luis Bel­trán y sus in­ter­sec­cio­nes des­de Ca­sa­do hasta San Mar­tín.
En el pro­pio Ba­rrio Cen­tro, el cre­ci­mien­to po­bla­cio­nal y edi­li­cio ges­ta­do por la ins­ta­la­ción de la Es­ta­ción del Fe­rro Ca­rril Cen­tral Ar­gen­ti­no, en 1905, da ori­gen a otro de los sec­to­res que pue­den ser re­co­no­ci­dos con cla­ri­dad: La Tos­ca­na, es­ta­ble­ci­do en­tre los lí­mi­tes del ra­mal fe­rro­via­rio y la Pla­za San Mar­tín. La fuer­te im­pron­ta da­da por los gre­mios de tra­ba­ja­do­res fe­rro­via­rios, ca­rre­ros, es­ti­ba­do­res y jor­na­le­ros, ha­ce que en la pri­me­ra mi­tad del si­glo XX nos en­con­tre­mos allí con uno de las frac­cio­nes más po­pu­lo­sas de Ca­sil­da y a la vez una de los más ri­cas en lo que ha­ce a las re­la­cio­nes ba­rria­les en­ta­bla­das por sus mo­ra­do­res.
Un im­por­tan­te rin­cón de Ba­rra­cas -ba­rrio con­ce­bi­do ac­tual­men­te en la tra­ma for­ma­da por los Bvds. Co­lón, 25 de Ma­yo, Li­san­dro de la To­rre y Ovi­dio La­gos y que de­be su nom­bre a la co­no­ci­da Ba­rra­ca de Ni­co­lás Bür­ki ins­ta­la­da en los con­fi­nes de di­cho sec­tor de la ciu­dad-, va a man­te­ner en el sen­ti­do po­pu­lar y du­ran­te mu­cho tiem­po, la tra­di­cio­nal de­no­mi­na­ción de La Pen­ca, es­pa­cio com­par­ti­do con la ac­tual ubi­ca­ción de Ya­pe­yú, es­pe­cí­fi­ca­men­te en­tre el Ca­nal de de­sa­güe que di­vi­de Ba­rra­cas y las in­me­dia­cio­nes de la Es­cue­la Na­cio­nal de Agri­cul­tu­ra.
El Ba­rrio San Car­los, de­mar­ca­do por los Bvds. 9 de Ju­lio, Vi­lla­da, Li­san­dro de la To­rre y Ovi­dio La­gos, re­ci­be su de­no­mi­na­ción co­mo una ex­ten­sión de la in­fluen­cia de la más des­ta­ca­da de las Ins­ti­tu­cio­nes lo­ca­li­za­das en sus lí­mi­tes: el Hos­pi­tal es­ta­ble­ci­do en los már­ge­nes de Vi­lla Ca­sil­da des­de 1889, so­bre te­rre­nos do­na­dos por el Fun­da­dor.
Por su par­te, Vi­lla Ro­ma­na es el pri­mer nom­bre con el que po­pu­lar­men­te se co­no­ce al ac­tual Ba­rrio Gra­na­de­ros a Ca­ba­llo.
El Ba­rrio Nue­va Ro­ma ad­quie­re ca­rac­te­rís­ti­cas muy par­ti­cu­la­res, tan­to por las mo­da­li­da­des pro­pias de su di­se­ño y la pro­yec­ción de su tra­ma ur­ba­na, co­mo por los vai­ve­nes su­ma­men­te sin­gu­la­res de su ori­gen his­tó­ri­co y su tra­yec­to­ria en los úl­ti­mos años del si­glo XIX y co­mien­zos del XX. Fun­da­do en 1886 por Juan Pes­cio, es ofi­cia­li­za­do co­mo Pue­blo por el Su­pe­rior Go­bier­no de la Pro­vin­cia de San­ta Fe con la apro­ba­ción de su tra­za y de su pla­no en 1889. Pos­te­rior­men­te su Co­mi­sión de Fo­men­to es re­fun­di­da en la de Vi­lla Ca­sil­da en 1893 y su in­cor­po­ra­ción de­fi­ni­ti­va a la tra­ma ur­ba­na se efec­túa el 29 de sep­tiem­bre de 1907 con su in­ser­ción en la fla­man­te Ciu­dad de Ca­sil­da. Su ex­pan­sión pri­me­ra se da en­tre las ca­lles Bvd. 25 de Ma­yo, Bvd. Li­san­dro de la To­rre, Chi­le y Las He­ras, tor­nán­do­se im­prac­ti­ca­ble su po­bla­mien­to efec­ti­vo más allá de esos con­fi­nes, de­bi­do a la exis­ten­cia de una zan­ja so­bre el Bvd. Li­san­dro de la To­rre que im­pi­de du­ran­te dé­ca­das el pa­so ha­cia el otro sec­tor del Ba­rrio. En la ac­tua­li­dad, el cre­ci­mien­to de Nue­va Ro­ma es con­ti­nua­do, has­ta tal pun­to que ha si­do dia­gra­ma­do en 5 par­tes que lle­van los in­di­ca­do­res A, B, C , D y E.
En la Dé­ca­da de 1920 se ini­cia la vi­da del Ba­rrio Trí­po­li, a cu­ya or­ga­ni­za­ción y ex­pan­sión se en­cuen­tran aso­cia­das las fi­gu­ras de Joa­quín Cit­ta­di­ni, Car­los Breb­bia –Pre­si­den­te de la Co­mi­sión en­car­ga­da del tras­la­do des­de La Pen­ca y do­ta­ción de lo­cal pro­pio pa­ra la Es­cue­la Na­cio­nal Nº 63- y la Su­ce­sión de Car­los Ca­sa­do, que do­na te­rre­nos pa­ra es­cue­la y pla­za.
En la Dé­ca­da de 1940, cuan­do era Co­mi­sio­na­do Mu­ni­ci­pal el ar­qui­tec­to Pau­li­no Lót­ti­ci (hi­jo) se de­ci­de mo­di­fi­car el nom­bre por el de Al­ber­di, ubi­ca­do en­tre los Bvds. Vi­lla­da, Amé­ri­ca, Ovi­dio La­gos y 25 de Ma­yo.
Ya­pe­yú y Tim­mer­man, si­tua­dos en Zo­nas pen­sa­das his­tó­ri­ca­men­te co­mo es­pa­cios de quin­tas y cha­cras, son in­cor­po­ra­dos a la plan­ta ur­ba­na de la ciu­dad du­ran­te la Ges­tión del doc­tor Ma­rio Dri­sun, en la se­gun­da mi­tad de la Dé­ca­da de 1980, aun­que su po­bla­mien­to efec­ti­vo an­te­ce­de con mu­cho es­ta de­ci­sión gu­ber­na­men­tal.

En los úl­ti­mos años y es­pe­cial­men­te en la por­ción de Ca­sil­da pro­gra­ma­da des­de su fun­da­ción pa­ra la ins­ta­la­ción del Par­que Ca­sa­do, na­cen y cre­cen com­ple­jos ba­rria­les dia­gra­ma­dos por Ins­ti­tu­cio­nes In­ter­me­dias de la lo­ca­li­dad, co­mo el de la Unión Obre­ra Me­ta­lúr­gi­ca o el del Cen­tro de Em­plea­dos de Co­mer­cio y un pu­ña­do de uni­da­des ba­rria­les de ca­rác­ter pri­va­do, acer­can­do la ciu­dad a una rea­li­dad que se vi­ve ca­da vez con ma­yor fuer­za en nu­me­ro­sas lo­ca­li­da­des de la Re­gión pam­pea­na.

Posts Carousel

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancel reply

Latest Posts

Top Authors

Most Commented

Featured Videos