Edición N° 90 -

¿Tiene sentido la vida?

¿Tiene sentido la vida?

Este es un interrogante que se plantea en algún momento el ser humano, sobre todo cuando se enfrenta a realidades dolorosas o incomprensibles, que afectan a su ser, a la sociedad o a la naturaleza. Pero la verdad absolutamente cierta de nuestra existencia, además del hecho de existir, es lo inevitable de nuestra muerte. La

Este es un interrogante que se plantea en algún momento el ser humano, sobre todo cuando se enfrenta a realidades dolorosas o incomprensibles, que afectan a su ser, a la sociedad o a la naturaleza. Pero la verdad absolutamente cierta de nuestra existencia, además del hecho de existir, es lo inevitable de nuestra muerte.
La finalidad de esta reflexión, no es aportar una respuesta, sino una invitación a “pensar”, en momentos en que resulta más cómodo ser espectadores pasivos de lo que pasa, incluyendo hechos, circunstancias, noticias, doctrinas e ideologías. Más cómodo aún, es adherir a filosofías livianas, que nos proponen vivir la vida lo mejor posible, disfrutar el presente, como si no existiera el futuro, y menos aún suponer que hay algo que sobrepasa la muerte.
El Dr. Víktor Frankl, fundador de la Tercera Escuela vienesa de Psicoterapia, nos plantea claramente el interrogante sobre el Sentido de la vida, cuya definición ha ayudado a muchos a motivar sus acciones y su pensamiento positivo y a superar la sensación de “vacío existencial” tan frecuente en los adolescentes y jóvenes que viven sin brújula, por la influencia de modas consumistas y diversas propuestas provenientes del medio ambiente social, y de las características propias de la posmodernidad.-
Buscar la Verdad es una tarea irrenunciable de todo ser humano, pero es necesario hallar aquella verdad, que para ser verdad, debe ser para todos y siempre. Para esto no es necesario ser filósofo, aunque en cierto grado todos lo somos.
La propuesta es, simplemente, darnos ciertos tiempos de silencio (interior y exterior), para reflexionar, pensar, meditar o lo que esté al alcance de cada uno, para intentar descubrir lo que somos, para qué somos y hacia donde vamos. Es difícil lograr esos silencios en medio de la vorágine y velocidad exponencial con que se suceden los acontecimientos y la evolución tecnológica.
Sabemos que ”hay intereses de diverso orden que pueden condicionar la verdad, pues a veces cuando (el ser humano) comienza a divisarla, teme sus consecuencias” (JPII). Cuesta, pero vale la pena intentarlo.
Ricardo J. Arnoldi

Posts Carousel

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancel reply

Latest Posts

Top Authors

Most Commented

Featured Videos