Edición N° 90 -

En unión, la lucha contra el delito es posible

En unión, la lucha contra el delito es posible

¿Por dónde empezar cuando está todo tan revuelto? Sí, todo desordenado, como encontramos nuestra casa después que los delincuentes la hicieron propia y se llevan cosas que son valiosas porque cuestan y porque son recuerdos. Se llevan elementos propios y heredados, ropa, joyas, comida, dinero, celulares…, arrasan con lo que encuentran, hasta las monedas sacaron

¿Por dónde empezar cuando está todo tan revuelto? Sí, todo desordenado, como encontramos nuestra casa después que los delincuentes la hicieron propia y se llevan cosas que son valiosas porque cuestan y porque son recuerdos. Se llevan elementos propios y heredados, ropa, joyas, comida, dinero, celulares…, arrasan con lo que encuentran, hasta las monedas sacaron en el quiosco, y comida que se les cayó en una casa.
A modo de humilde aporte, me pareció prudente reflexionar sobre algunos aspectos vinculados a la inseguridad.
Lógico que debe priorizarse la integridad de las personas que “por suerte” no sufrieron daños físicos, pero lo anímico queda bastante dañado.
Ante esta situación no podemos conformarnos y seguir sin al menos intentar definir algunos objetivos como sociedad, como vecinos.
Nos quitan la confianza y uno quiere una Justicia más dinámica y efectiva, que permita agilizar los trámites policiales y que las garantías se centren hacia los agentes del orden (con su formación y su disciplina), y no hacia los derechos de los mal vivientes.
Sería interesante poder salir rápido de la desesperación y de la angustia, aunque no es fácil, debemos intentar sobreponernos a los golpes. Una canción dice: “A seguir, a no bajar la guardia” sosteniendo que la perseverancia tiene sus logros.
Concretemos la propuesta aunarse en forma organizada y pacífica con los vecinos para mejorar nuestra prevención: más ojos, más alarmas, más rejas… evitando caer en la tentación de “hacer justicia por manos propias”, ni tampoco en creer que “a mí no me van a tocar”.
Otros temas para analizar son: los horarios de la diversión, mejorar las luces en las calles, las cámaras de seguridad, la educación, abrir nuevas fuentes de trabajo, pero sobre todo revisar los objetivos comunes.
Muchos piden leyes más estrictas contra la delincuencia para que nos devuelvan la tranquilidad y la paz, a los ciudadanos que cumplimos con nuestros deberes.
Por momentos da la sensación que “todos los esfuerzos se escapan de las manos, entre los dedos”.
Claro que son momentos difíciles, justamente allí es donde se muestra la constancia y el temple. Un millón de ideas no sirven sino se ordenan.
Compromiso, participación, educación, justicia, prevención y muchas otras palabras más, que juntos habría que revalorizar un significado, teniendo como guía las normas éticas y los principios morales que nos han legado nuestros padres, sólo así, cumpliendo y haciendo cumplir, seremos dignos de inspiración de las generaciones futuras, solo así habrá un futuro posible.
Me queda agradecer públicamente la predisposición de la Unidad Regional IV, a la División Cuerpos, al 111, a la gente de la PDI (Policía de Investigaciones), a policía Científica, a los testigos, a los vecinos, la comprensión de los amigos… y a todos los que estuvieron presente en este momento.
La sabiduría popular nos indica que “la unión hace la fuerza”. Dios quiera que estas inquietudes sirvan para algo.

Marcelo H. Cortés.

Posts Carousel

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancel reply

Latest Posts

Top Authors

Most Commented

Featured Videos