Edición N° 102 -

SENTIDO DE TRASCENDENCIA

SENTIDO DE TRASCENDENCIA

  “Ninguno de nosotros vive para sí, ni tampoco muere para sí.” (Rom. 14,7)   Sin pretender incursionar en el terreno de la Psicología o Psiquiatría, puesto que el tratamiento del tema en su estado crítico corresponde a los Profesionales, lo que sí podemos hacer es reflexionar, con lenguaje doméstico para mejorar nuestro ánimo y

 

“Ninguno de nosotros vive para sí,

ni tampoco muere para sí.” (Rom. 14,7)

 

Sin pretender incursionar en el terreno de la Psicología o Psiquiatría, puesto que el tratamiento del tema en su estado crítico corresponde a los Profesionales, lo que sí podemos hacer es reflexionar, con lenguaje doméstico para mejorar nuestro ánimo y voluntad, sobre el Sentido de trascendencia, que contribuye a ir descubriendo algo más profundo, que es el Sentido de la vida.

Inesperadamente vivimos con mayor o menor intensidad, estados de ansiedad, angustia y depresión derivados de la pandemia. Y descubrir que somos seres trascendentes nos ubica en una realidad que a veces desconocemos o descuidamos: Nadie es sólo para sí mismo, sino que, al ser sociales, tenemos deberes u obligaciones hacia los demás.

Tenemos limitaciones, es cierto, pero todos poseemos atributos que pueden ser necesarios o provechosos para otros. Aún los que se sienten improductivos, debido a alguna discapacidad o edad (niños y ancianos), son importantes o necesarios para los que los rodean. La sola presencia, aunque sea para escuchar a un familiar, amigo o alguien olvidado, siempre será saludable y provechosa. Todos tenemos necesidad de ser amados y amar, ser reconocidos o tenidos en cuenta, pero el individualismo nos ha hecho olvidar al otro, y no tenemos en cuenta la esencia del ser humano, su valor y dignidad.

Ser trascendentes, es ir más allá del propio yo. Para los creyentes el atractivo esperanzador es la Vida eterna. La Fe ayuda a vivir aún en la adversidad. Pero todos debemos reconocer que nadie está exento del deber de aportar algo para alguien o para muchos, para hacer que valga la pena vivir, o para mejorar el mundo al que pertenecemos. Las habilidades, los carismas, las aptitudes, la inteligencia, la empatía y la solidaridad, pueden ser desarrolladas mediante la entrega. Por más insignificantes que nos creamos, siempre algo podemos aportar, y siempre podremos trascender.

Nuestro ánimo puede ser estimulado y fortalecido aún cuando todo contribuye a lo contrario, si descubrimos esta verdad.

Este es momento propicio para redescubrir el Sentido de Trascendencia, y para valorar con especial énfasis lo que están haciendo, muchas veces a nivel heroico, los profesionales y trabajadores de la salud, la seguridad, y muchos servidores anónimos que desarrollan tareas solidarias y humanitarias en distintos ámbitos de nuestra ciudad. Para ellos vaya nuestro reconocimiento y cariño.

Cuando poco o nada podamos hacer para solucionar el dolor ajeno, nuestra sola presencia puede ser importante para decir, por lo menos: “Acá estoy yo para acompañarte, comprenderte y amarte”.

 

Ricardo J. Arnoldi

                                                                       Rotary Club Casilda

Posts Carousel

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancel reply

Latest Posts

Top Authors

Most Commented

Featured Videos