Edición N° 38 -

Los Grandes Temas de “La Voz Del Pueblo”

(Extraído del Album 90 años de La Voz del Pueblo – Año 2011) Des­de la ima­gen ofre­ci­da por su mis­mo nom­bre, el pe­rió­di­co La Voz Del Pue­blo ha trans­mi­ti­do el que qui­zás pue­da de­fi­nir­se co­mo su prin­ci­pal ob­je­ti­vo a lo lar­go de una tra­yec­to­ria ci­men­ta­da en no­ven­ta años de es­fuer­zos: trans­for­mar la voz par­ti­cu­lar de

(Extraído del Album 90 años de La Voz del Pueblo – Año 2011)

Des­de la ima­gen ofre­ci­da por su mis­mo nom­bre, el pe­rió­di­co La Voz Del Pue­blo ha trans­mi­ti­do el que qui­zás pue­da de­fi­nir­se co­mo su prin­ci­pal ob­je­ti­vo a lo lar­go de una tra­yec­to­ria ci­men­ta­da en no­ven­ta años de es­fuer­zos: trans­for­mar la voz par­ti­cu­lar de sus edi­to­res res­pon­sa­bles en un me­dio de ex­pre­sión de la vo­lun­tad ciu­da­da­na.
En­ten­di­do co­mo es­pa­cio pre­di­lec­to pa­ra la de­fen­sa de in­te­re­ses co­mu­nes a to­dos los ca­sil­den­ses, el Se­ma­na­rio de los Cor­tés se pien­sa a tra­vés de los años co­mo por­ta­voz de una gran plu­ra­li­dad de ideas que, más allá de sus di­ver­gen­cias, coin­ci­den en la ne­ce­si­dad de au­nar cri­te­rios pa­ra fa­vo­re­cer el ade­lan­to de Ca­sil­da.
Quien re­co­rre las pá­gi­nas que han pa­sa­do a cons­ti­tuir el ar­chi­vo de La Voz del Pue­blo pue­de cons­ta­tar rá­pi­da­men­te que la in­men­sa can­ti­dad de te­má­ti­cas abor­da­das por sus dis­tin­tos di­rec­to­res y co­la­bo­ra­do­res tra­za, sin lu­gar a du­das, un ma­pa de ru­ta que per­mi­te in­gre­sar a Ca­sil­da por vías de ac­ce­so múl­ti­ple, mos­tran­do a par­tir de sus más va­ria­dos iti­ne­ra­rios cuá­les han si­do las gran­des preo­cu­pa­cio­nes evi­den­cia­das por el ve­cin­da­rio lo­cal du­ran­te ca­si cien años.

Las Principales Obras

La cues­tión del or­den ur­ba­no en la ciu­dad ha si­do, tal vez, uno de los asun­tos que con más aten­ción es des­ta­ca­do se­ma­na tras se­ma­na en sus ho­jas. En es­te pun­to, es de­ci­si­vo des­ta­car que, más allá de las opi­nio­nes pun­tua­les de los au­to­res de la edi­ción, el pe­rió­di­co pa­re­ce em­pe­ña­do en una ta­rea de per­ma­nen­te ras­treo del de­cir y el sen­tir de los gru­pos que in­te­gran la co­mu­ni­dad ca­sil­den­se.
No­ta a no­ta se de­ja en­tre­ver la preo­cu­pa­ción por re­to­mar la voz de la ca­lle, mo­vi­li­zar la opi­nión pú­bli­ca y dar a co­no­cer pro­pues­tas y pro­gra­mas de ac­ción ten­dien­tes a re­sol­ver ne­ce­si­da­des con­cre­tas pre­sen­tes en el día a día de Ca­sil­da.
Las gran­des obras de pa­vi­men­ta­ción, par­qui­za­ción y aper­tu­ra de ca­lles y ca­mi­nos de ac­ce­so a la ciu­dad se pre­sen­tan co­mo uno de los des­ve­los más re­pe­ti­dos en las edi­cio­nes se­ma­na­les. Sin lu­gar a du­das, es la cons­truc­ción del ca­mi­no pa­vi­men­ta­do que une Ro­sa­rio con Ca­sil­da –ba­se de la ac­tual Ru­ta Na­cio­nal Nº 33-, la que ma­yor im­pac­to po­see, tan­to por la en­ver­ga­du­ra de la obra en cues­tión co­mo por el se­gui­mien­to que ya des­de fi­nes de la dé­ca­da de 1920 se rea­li­za so­bre sus ade­lan­tos, re­tra­sos y pa­ra­li­za­cio­nes, has­ta fi­na­li­zar con su inau­gu­ra­ción a mi­tad de la dé­ca­da de 1930.
En igual di­rec­ción es po­si­ble men­cio­nar el apor­te del pe­rió­di­co en pos de la pa­vi­men­ta­ción del ca­mi­no de Ca­sil­da a Cruz Al­ta –Ru­ta Pro­vin­cial Nº 92-, del tra­yec­to que une a Fir­mat con la lo­ca­li­dad cor­do­be­sa de Co­rral de Bus­tos y las ini­cia­ti­vas a fa­vor del tra­za­do de ru­tas que li­guen a Ca­sil­da con Ca­ña­da de Gó­mez, Car­ca­ra­ñá y Fuen­tes.
Es im­por­tan­te re­sal­tar que en es­tos úl­ti­mos dos ca­sos, nos en­con­tra­mos con lu­chas que atra­vie­san ca­si me­dio si­glo de po­lé­mi­cas, pro­yec­tos, im­pul­sos, mar­chas y con­tra­mar­chas has­ta su de­sa­rro­llo de­fi­ni­ti­vo en el co­mien­zo de la nue­va cen­tu­ria.
En igual sen­ti­do, las ta­reas de pa­vi­men­ta­ción de la pri­me­ra vein­te­na de ca­lles cén­tri­cas en Ca­sil­da, que fi­nal­men­te se pro­du­cen en­tre 1934 y 1935, la cons­truc­ción de la en­tra­da de as­fal­to so­bre el Bou­le­vard Ovi­dio La­gos en­tre las ca­lles Es­ta­nis­lao Ze­ba­llos y Co­lón –ver­da­de­ro pun­to de co­ne­xión del cen­tro con la ru­ta a Ro­sa­rio-, el me­jo­ra­mien­to de los ac­ce­sos al Hos­pi­tal San Car­los, al Ce­men­te­rio pú­bli­co y a otras de­pen­den­cias de si­mi­lar es­ti­lo, son fa­ce­tas del me­jo­ra­mien­to ur­ba­nís­ti­co que nun­ca han de­ja­do de apa­re­cer en las por­ta­das de La Voz Del Pue­blo.

De la mis­ma for­ma, se apo­yan per­ma­nen­te­men­te ini­cia­ti­vas ve­ci­na­les que, prin­ci­pal­men­te des­de los años se­sen­ta, per­mi­ten lle­var la pa­vi­men­ta­ción a los ba­rrios de la ciu­dad, ins­tan­do cons­tan­te­men­te a la cons­ti­tu­ción de Co­mi­sio­nes o Asam­bleas po­pu­la­res que co­la­bo­ren con las au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les en la rea­li­za­ción de las obras o que bre­guen por su eje­cu­ción en pun­tos has­ta el mo­men­to ol­vi­da­dos o no con­si­de­ra­dos en la agen­da de los po­de­res pú­bli­cos.

La Integración

Por su par­te, en su afán por ga­ran­ti­zar el em­be­lle­ci­mien­to del Cen­tro Cí­vi­co de Ca­sil­da, proponiendo al mis­mo tiem­po con­di­cio­nes de se­gu­ri­dad en el trá­fi­co y de sa­ni­dad e hi­gie­ne en la vi­da dia­ria del ciu­da­da­no, es par­ti­da­rio del le­van­ta­mien­to de las vías del an­ti­guo Fe­rro­ca­rril Oes­te San­ta­fe­si­no so­bre el Bou­le­vard Li­san­dro de la To­rre, de la de­mo­li­ción de los gal­po­nes per­te­ne­cien­tes a los gra­ne­ros ins­ta­la­dos por di­cha em­pre­sa en la zo­na ale­da­ña a la es­ta­ción de pa­sa­je­ros y de la aper­tu­ra de las mu­chas ca­lles y pla­zas pú­bli­cas obs­trui­das por el pa­so del riel, tan­to en el área ubi­ca­da de es­pal­das al ba­rrio Ba­rra­cas co­mo en las ar­te­rias ce­rra­das por la ubi­ca­ción de la es­ta­ción del Fe­rroca­rril Cen­tral Ar­gen­ti­no so­bre el Bou­le­vard 25 de Ma­yo.
Efec­ti­va­men­te, otra de las lu­chas que se ob­ser­van en las edi­cio­nes es la que se lle­va ade­lan­te pa­ra con­se­guir la aper­tu­ra del pa­so a ni­vel en­tre el men­cio­na­do Bou­le­vard 25 de Ma­yo y el Bou­le­vard Li­san­dro de la To­rre, la­bo­res que fi­nal­men­te dan co­mien­zo en 1970.

“La Voz” y su lucha por el Bien Comunitario

El re­ti­ro del Co­rra­lón Mu­ni­ci­pal de su an­te­rior ubi­ca­ción –so­bre los te­rre­nos per­te­ne­cien­tes ac­tual­men­te a la Es­ta­ción Ter­mi­nal de Óm­ni­bus-, la ca­na­li­za­ción del zan­jón de de­sa­güe si­tua­do en el an­ti­guo sec­tor La Pen­ca –en los lí­mi­tes de los ba­rrios Gra­na­de­ros a Ca­ba­llo y Ba­rra­cas- y el cie­rre de la zan­ja exis­ten­te so­bre el Bou­le­vard Li­san­dro de la To­rre en­tre Bou­le­vard 25 de Ma­yo y Bou­le­vard Ar­gen­ti­no –que di­vi­de du­ran­te dé­ca­das en dos seg­men­tos im­po­si­bles de fran­quear al po­pu­lo­so ba­rrio Nue­va Ro­ma- son otros tan­tos pe­di­dos que van a ser oí­dos en di­ver­sos mo­men­tos por las au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les o pro­vin­cia­les.


Servicios Públicos

El mis­mo cui­da­do pe­rio­dís­ti­co ad­quie­re el pro­ble­ma de la ins­ta­la­ción de ser­vi­cios pú­bli­cos vi­ta­les, con­si­de­ra­dos tam­bién co­mo pi­la­res del cre­ci­mien­to de Ca­sil­da y su zo­na de in­fluen­cia. Así ocu­rre con el es­ta­ble­ci­mien­to del sis­te­ma de aguas co­rrien­tes y luz eléc­tri­ca brin­da­do por Obras Sa­ni­ta­rias de la Na­ción e inau­gu­ra­do con mo­ti­vo del vi­gé­si­mo quin­to ani­ver­sa­rio de la de­cla­ra­to­ria de Ca­sil­da co­mo ciu­dad el 29 de sep­tiem­bre de 1932.
Ca­si des­de sus ini­cios, La Voz Del Pue­blo de­di­ca va­rias de sus pá­gi­nas a de­nun­ciar los abu­sos pro­du­ci­dos por la em­pre­sa pri­va­da de luz eléc­tri­ca de Pe­dro Ro­zié que, es­pe­cial­men­te a par­tir de 1922, su­ma una gra­ve serie de con­flic­tos que obli­gan al ve­cin­da­rio a pa­de­cer du­ran­te más de diez años un ser­vi­cio de­fi­cien­te, mar­ca­do por el au­men­to de ta­ri­fas, las in­te­rrup­cio­nes per­ma­nen­tes en el alum­bra­do pú­bli­co y la cons­tan­te ame­na­za de trans­fe­ren­cia del con­tra­to a em­pre­sas mo­no­pó­li­cas per­te­ne­cien­tes al ca­pi­tal nor­tea­me­ri­ca­no.
Más ade­lan­te, los re­cla­mos por el ini­cio de las obras de ex­ten­sión de la red cloa­cal, inau­gu­ra­da el 29 de sep­tiem­bre de 1965, se trans­for­man qui­zás en el se­gun­do mo­men­to de de­sa­rro­llo de una ver­da­de­ra cam­pa­ña en pro de la ha­bi­li­ta­ción de gran­des obras pú­bli­cas en la ciu­dad, en tan­to pue­de de­cir­se que su efec­ti­vi­za­ción, al igual que en el ca­so del sis­te­ma de alum­bra­do pú­bli­co y aguas co­rrien­tes, abar­ca un con­jun­to de de­ci­sio­nes, idas y ve­ni­das que prác­ti­ca­men­te atra­vie­san to­da la pri­me­ra mi­tad del si­glo XX y que pue­de se­guir­se pa­so a pa­so en los nú­me­ros de la pu­bli­ca­ción.
La cons­truc­ción de un mer­ca­do mu­ni­ci­pal, que re­pre­sen­te al mis­mo tiem­po la con­so­li­da­ción de un es­pa­cio des­ti­na­do al in­ter­cam­bio de bie­nes y ser­vi­cios li­bres de in­ter­me­dia­rios, en don­de los pro­duc­to­res lo­ca­les y re­gio­na­les pue­dan ofre­cer sus mer­can­cías sin in­ter­ven­cio­nes im­pro­duc­ti­vas, y un sis­te­ma de re­gu­la­ción de los au­men­tos des­me­di­dos de pre­cios ca­paz de im­pe­dir lo que los hom­bres de la épo­ca lla­man ca­res­tía de la vi­da, se re­pi­te co­mo pro­yec­to dé­ca­da tras dé­ca­da. La Voz Del Pue­blo in­ser­ta de ma­ne­ra per­ma­nen­te los di­fe­ren­tes lla­ma­dos a li­ci­ta­ción pú­bli­ca, las pro­pues­tas de em­pre­sa­rios par­ti­cu­la­res, del De­par­ta­men­to Eje­cu­ti­vo Mu­ni­ci­pal o de re­pre­sen­tan­tes del Con­ce­jo De­li­be­ran­te Mu­ni­ci­pal, ade­más de nu­me­ro­sas no­tas, ar­tí­cu­los y co­men­ta­rios so­bre los am­plios be­ne­fi­cios de con­tar con una rea­li­dad de es­te ti­po, que fi­nal­men­te nun­ca lo­gra ser lle­va­da a ca­bo en nues­tro me­dio.
El es­ta­ble­ci­mien­to de la Cen­tral de Te­lé­fo­nos Au­to­má­ti­cos, la ya men­cio­na­da Es­ta­ción Ter­mi­nal de Óm­ni­bus, el edi­fi­cio pro­pio pa­ra las ofi­ci­nas de Co­rreos y Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, la de­fen­sa de la per­ma­nen­cia de las ofi­ci­nas de Tri­bu­na­les, la opo­si­ción al tras­la­do del Dis­tri­to Mi­li­tar Nº 34, la lu­cha con­tra la su­pre­sión de las Ofi­ci­nas de Trá­fi­co del Fe­rroca­rril Ge­ne­ral Bar­to­lo­mé Mi­tre, las crí­ti­cas a la su­pre­sión de la de­le­ga­ción ca­sil­den­se de la Di­rec­ción Ge­ne­ral Im­po­si­ti­va, mues­tran por su par­te la ten­den­cia cons­tan­te de los res­pon­sa­bles del se­ma­na­rio a man­te­ner­se cer­ca de las ne­ce­si­da­des y de­man­das bá­si­cas de los po­bla­do­res ca­sil­den­ses.

Educación y Cultura

En ma­te­ria de de­sa­rro­llo cul­tu­ral, des­de muy tem­pra­no –en rea­li­dad des­de sus orí­ge­nes mis­mos co­mo em­pre­sa-, La Voz Del Pue­blo apo­ya de­ci­di­da­men­te el ac­cio­nar de la Aso­cia­ción del Ma­gis­te­rio de Ca­sil­da que co­mien­za a ac­tuar en la es­fe­ra pú­bli­ca a fi­nes de la dé­ca­da de 1920, es­pe­cial­men­te a par­tir de la in­ser­ción en sus pá­gi­nas de no­tas so­bre el es­ta­do de la en­ti­dad, sus pa­sos cons­ti­tu­ti­vos y ar­tí­cu­los de opi­nión de sus dos más no­ta­bles re­fe­ren­tes, los maes­tros Pe­dro Mar­tí y Os­car del Ro­sa­rio Ál­va­rez. En es­te pun­to, el pro­ble­ma de la equi­pa­ra­ción de los tí­tu­los de do­cen­tes re­ci­bi­dos en la Es­cue­la Nor­mal va a ser una de las fa­ce­tas más des­ta­ca­das, don­de el pe­rió­di­co re­co­noce a los do­cen­tes for­ma­dos en el se­no mis­mo de la lo­ca­li­dad.
A es­to se su­ma la pré­di­ca por la cons­truc­ción de edi­fi­cios es­co­la­res o por el es­ta­ble­ci­mien­to de nue­vas en­ti­da­des en es­pa­cios que evi­den­cian la ca­ren­cia de in­fraes­truc­tu­ra es­co­lar pa­ra brin­dar edu­ca­ción a los ni­ños de los ba­rrios más ale­ja­dos de la ciu­dad.

Posts Carousel

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancel reply

Latest Posts

Top Authors

Most Commented

Featured Videos