Edición N° 38 -

La Educación en Casilda: Orígenes y Evolución

La Educación en Casilda: Orígenes y Evolución

En la ac­tua­li­dad, Ca­sil­da cuen­ta con una es­truc­tu­ra es­co­lar que per­mi­te a sus ciu­da­da­nos dis­po­ner de una im­por­tan­te ga­ma de po­si­bi­li­da­des en to­dos los ni­ve­les en los que se or­ga­ni­za el sis­te­ma edu­ca­ti­vo. Le­jos de tra­tar­se de un pro­ce­so de evo­lu­ción na­tu­ral di­ri­gi­do ex­clu­si­va­men­te por el pa­so del tiem­po, la con­so­li­da­ción de es­ta es­truc­tu­ra es

En la ac­tua­li­dad, Ca­sil­da cuen­ta con una es­truc­tu­ra es­co­lar que per­mi­te a sus ciu­da­da­nos dis­po­ner de una im­por­tan­te ga­ma de po­si­bi­li­da­des en to­dos los ni­ve­les en los que se or­ga­ni­za el sis­te­ma edu­ca­ti­vo.


Le­jos de tra­tar­se de un pro­ce­so de evo­lu­ción na­tu­ral di­ri­gi­do ex­clu­si­va­men­te por el pa­so del tiem­po, la con­so­li­da­ción de es­ta es­truc­tu­ra es el pro­duc­to de es­fuer­zos man­co­mu­na­dos de di­fe­ren­tes sec­to­res de la so­cie­dad ca­sil­den­se y el fru­to de im­por­tan­tes lu­chas que in­vo­lu­cran a ac­to­res lo­ca­les y na­cio­na­les tam­bién di­ver­sos.
En los tiem­pos de la Vi­lla Ca­sil­da, el con­jun­to de ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas, ca­pa­ces de brin­dar al­fa­be­ti­za­ción a los ni­ños y adul­tos de una po­bla­ción en cons­tan­te au­men­to, re­sul­ta­ba su­ma­men­te pre­ca­rio e in­su­fi­cien­te. So­la­men­te las Es­cue­las Fis­ca­les de Va­ro­nes y Mu­je­res –pi­la­res de la re­co­no­ci­da Es­cue­la Nº 488 “Car­los Ca­sa­do”- y la Es­cue­la Ele­men­tal fun­da­da en el ba­rrio Nue­va Ro­ma por Juan Pes­cio, ha­bían si­do es­ta­ble­ci­das pa­ra cum­plir con el man­da­to de edu­car al so­be­ra­no en es­tas tie­rras del Sur san­ta­fe­si­no.
Las ca­ren­cias son la no­ta co­mún en es­tos es­pa­cios, de­fi­ni­dos en al­gu­nos me­dios co­mo “ám­bi­tos mar­ca­dos por una po­bre­za fran­cis­ca­na”.
El po­der pú­bli­co co­mu­nal -ha­bla­mos pun­tual­men­te de los Jue­ces de Paz y de las su­ce­si­vas Co­mi­sio­nes de Fo­men­to- rea­li­za­ban es­fuer­zos en oca­sio­nes im­po­si­bles de sos­te­ner en el tiem­po, pa­ra ase­gu­rar a los ni­ños de la Vi­lla una opor­tu­ni­dad mí­ni­ma de ac­ce­der a las pri­me­ras le­tras: al­qui­lan­do lo­ca­les pa­ra las es­cue­las, ad­qui­rien­do úti­les y pren­das de abri­go, con­tro­lan­do el es­ta­do de hi­gie­ne y sa­lu­bri­dad de los si­tios de en­se­ñan­za e in­clu­si­ve abo­nan­do pe­que­ños mon­tos que per­mi­tie­ran el man­te­ni­mien­to de un Do­cen­te que se ubi­que al fren­te de la cla­se en al­gu­na de las en­ti­da­des ofi­cia­les con que con­ta­ba el po­bla­do.
De­bi­do a es­ta si­tua­ción, se in­cor­po­ra­ron en las úl­ti­mas dé­ca­das del si­glo XIX y co­mien­zos del XX cen­tros de en­se­ñan­za o maes­tros par­ti­cu­la­res que bus­ca­ron cu­brir o com­ple­men­tar las in­ter­mi­ten­tes op­cio­nes da­das por el sis­te­ma pú­bli­co.
Así, se re­cuer­dan las cla­ses del maes­tro Jean Jean, la es­cue­la par­ti­cu­lar de la se­ño­ri­ta Cos­ta, las es­cue­las de la co­mu­ni­dad ita­lia­na y otros co­le­gios de ori­gen ét­ni­co que a su vez tra­ta­ban de man­te­ner vi­vas en el pue­blo las tra­di­cio­nes de sus co­mu­ni­da­des de ori­gen.
Re­sul­ta muy lla­ma­ti­va pa­ra la épo­ca la cues­tión del ori­gen y ex­pan­sión de la Es­cue­la Na­cio­nal de Agri­cul­tu­ra ins­ta­la­da en Ca­sil­da a la vuel­ta del si­glo, en­tre 1899 y 1902. En­cla­va­da en el co­ra­zón de la pam­pa ce­rea­le­ra, la Vi­lla ges­tio­nó y re­ci­bió rá­pi­da­men­te la apro­ba­ción del Go­bier­no Na­cio­nal pa­ra ins­ta­lar un Cen­tro de En­se­ñan­za Agrí­co­la que, con el co­rrer de las dé­ca­das, fue ca­paz de trans­for­mar­se en el ver­da­de­ro em­ble­ma de Ca­sil­da en la re­gión, en el país y en el con­ti­nen­te, lle­van­do ha­cia la co­mu­ni­dad un en­tra­ma­do de sa­be­res, téc­ni­cas, prác­ti­cas e in­ven­tos que per­mi­tie­ron mo­der­ni­zar las for­mas de or­ga­ni­za­ción del tra­ba­jo y de la pro­duc­ción en el me­dio ru­ral ca­sil­den­se y de to­da la re­gión.
La de­cla­ra­to­ria de Ca­sil­da co­mo ciu­dad en sep­tiem­bre de 1907 se ve­rá acom­pa­ña­da por un nue­vo em­pu­je en lo que res­pec­ta al cre­ci­mien­to de la ofer­ta edu­ca­ti­va, in­di­ca­do en la apa­ri­ción de un im­por­tan­te nú­me­ro de es­ta­ble­ci­mien­tos en las dos dé­ca­das que si­guen a di­cha fe­cha.
En muy po­co tiem­po la de­man­da de Edu­ca­ción Pri­ma­ria se com­ple­ta con la ins­ta­la­ción de un va­ria­do nú­cleo de es­cue­las, di­se­mi­na­das -aho­ra tam­bién- en los sec­to­res su­bur­ba­nos de la ciu­dad, per­mi­tien­do a jó­ve­nes de pun­tos dis­tan­tes de la lo­ca­li­dad, re­ci­bir ins­truc­ción sin ale­jar­se de sus ho­ga­res pa­ra acu­dir a los es­pa­cios cén­tri­cos.
El sur­gi­mien­to en la dé­ca­da de 1910 de una Es­cue­la Nor­mal de Maes­tros y de un Ta­ller de Ma­nua­li­da­des (in­ten­ta­rá ser la ba­se de una ver­da­de­ra es­cue­la de ar­tes y ofi­cios), abrió la po­si­bi­li­dad de for­mar edu­ca­do­res en los pro­pios lí­mi­tes de la ciu­dad, al mis­mo tiem­po que otor­gó un nue­vo em­pu­je a la ins­truc­ción téc­ni­ca de mu­chos hom­bres y mu­je­res que de es­ta for­ma pu­die­ron or­ga­ni­zar pe­que­ños em­pren­di­mien­tos u ocu­par­se de ta­reas que ase­gu­ra­ban a nu­me­ro­sas fa­mi­lias un sus­ten­to eco­nó­mi­co y una ex­pan­sión cul­tu­ral sin pre­ce­den­tes en Ca­sil­da.
Ha­cia el fi­nal de es­ta dé­ca­da y du­ran­te los tres de­ce­nios si­guien­tes, los Go­bier­nos Pro­vin­cial y Na­cio­nal –es­te úl­ti­mo por me­dio de la Ley Lái­nez- ges­ta­ron un pu­ña­do de ins­ti­tu­cio­nes in­ser­tas en el am­plio dis­tri­to ru­ral de Can­de­la­ria y Des­mo­cha­dos, fa­vo­re­cien­do el ac­ce­so a la edu­ca­ción bá­si­ca de gran can­ti­dad de hi­jos de co­lo­nos, peo­nes y bra­ce­ros que se ubi­ca­ban en la zo­na ru­ral de Ca­sil­da.
La van­guar­dia de es­tas ex­pe­rien­cias fue, sin du­das, la Es­cue­la Na­cio­nal Nº 181 “Chu­but”, di­ri­gi­da por el maes­tro Os­car del Ro­sa­rio Ál­va­rez, ba­se de un pro­ce­so de irra­dia­ción cul­tu­ral su­ma­men­te no­ve­do­so que tra­tó de reu­nir el sa­ber es­co­lar con las prác­ti­cas, tra­di­cio­nes y co­no­ci­mien­tos de los ve­ci­nos que de­sa­rro­lla­ban dia­ria­men­te su exis­ten­cia en el me­dio so­cial cir­cun­dan­te.
Con la lle­ga­da de los años vein­te, la ciu­da­da­nía co­men­zó a par­ti­ci­par ac­ti­va­men­te en el des­plie­gue de los Cen­tros Es­co­la­res, a par­tir de la con­for­ma­ción, en ca­si to­dos los es­pa­cios edu­ca­ti­vos, de So­cie­da­des Coo­pe­ra­do­ras, Aso­cia­cio­nes de Pa­dres, Co­mi­sio­nes de Au­xi­lio o las re­co­no­ci­das ins­ti­tu­cio­nes de la “Co­pa de Le­che”, cu­yas fun­cio­nes bá­si­cas ten­dían a ga­ran­ti­zar a los es­tu­dian­tes las con­di­cio­nes óp­ti­mas pa­ra su de­sa­rro­llo fí­si­co, psí­qui­co y emo­cio­nal.
Es en esa mis­ma dé­ca­da (1920) cuan­do apa­re­cie­ron por pri­me­ra vez las in­quie­tu­des del ma­gis­te­rio ca­sil­den­se por rei­vin­di­car sus de­re­chos y por re­fle­xio­nar so­bre el ver­da­de­ro lu­gar que ocu­pa la Es­cue­la Pú­bli­ca en el fo­men­to de las ac­ti­vi­da­des de una co­mu­ni­dad. La Aso­cia­ción del Ma­gis­te­rio creada en 1928 tam­bién se­rá un ám­bi­to de cir­cu­la­ción de ideas in­no­va­do­ras que in­ten­ta­ron cam­biar for­mas tra­di­cio­na­les de pen­sar y de sen­tir los asun­tos de la ciu­dad des­de en­ton­ces.

La Voz Del Pue­blo ha es­ta­do pre­sen­te en es­te mo­men­to de ver­da­de­ro sal­to crea­ti­vo en la Edu­ca­ción Pú­bli­ca ca­sil­den­se, bre­gan­do per­ma­nen­te­men­te por la crea­ción de Es­cue­las Fis­ca­les y Na­cio­na­les en la tra­ma ur­ba­na de la ciu­dad y en el ám­bi­to ru­ral, pe­lean­do por la rea­per­tu­ra o el man­te­ni­mien­to de en­ti­da­des ame­na­za­das por los dic­tá­me­nes gu­ber­na­men­ta­les, in­ser­tan­do en sus pá­gi­nas no­tas de opi­nión, in­for­ma­cio­nes y re­fle­xio­nes va­ria­das de los miem­bros más des­ta­ca­dos del ma­gis­te­rio lo­cal, ayu­dan­do per­ma­nen­te­men­te en la di­fu­sión de la ta­rea em­pren­di­da por las so­cie­da­des an­tes men­cio­na­das pa­ra ga­ran­ti­zar una edu­ca­ción dig­na pa­ra los hi­jos del po­bla­do.
En­tre fi­nes de los años 30 y la dé­ca­da de 1960 se com­ple­ta la ofer­ta edu­ca­ti­va, tan­to con la cons­truc­ción de nu­me­ro­sí­si­mos edi­fi­cios pro­pios de Es­cue­las Pri­ma­rias – even­tos de al­to im­pac­to cí­vi­co sa­lu­da­dos cons­tan­te­men­te en las dis­tin­tas edi­cio­nes del pe­rió­di­co- co­mo con la irrup­ción de im­por­tan­tes En­ti­da­des de Edu­ca­ción Se­cun­da­ria -la Es­cue­la de Co­mer­cio, el Co­le­gio Na­cio­nal, el Co­le­gio Nues­tra Se­ño­ra de la Mi­se­ri­cor­dia, el Ins­ti­tu­to de Edu­ca­ción Téc­ni­ca Sa­gra­da Fa­mi­lia- y pos­te­rior­men­te el asen­ta­mien­to de las ba­ses de los es­tu­dios Ter­cia­rios y Uni­ver­si­ta­rios que, co­mo se ha in­di­ca­do en las lí­neas ini­cia­les, mues­tran en la ac­tua­li­dad un pa­no­ra­ma su­ma­men­te en­ri­que­ce­dor pa­ra Ca­sil­da y su zo­na de in­fluen­cia.

Co­mo no pue­de ser de otra ma­ne­ra, La Voz Del Pue­blo da otro pa­so en el apo­yo a las prác­ti­cas edu­ca­ti­vas de la ciu­dad, ofre­cien­do a con­ti­nua­ción un pa­no­ra­ma lo más aca­ba­do po­si­ble so­bre la his­to­ria y el de­sen­vol­vi­mien­to ac­tual de las Ins­ti­tu­cio­nes Edu­ca­ti­vas que tan­to han da­do y si­guen dan­do por el fu­tu­ro de los jó­ve­nes de la lo­ca­li­dad.

Posts Carousel

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancel reply

Latest Posts

Top Authors

Most Commented

Featured Videos