Edición N° 41 -

Instituciones de Casilda: Un recorrido de “La Voz”

Instituciones de Casilda: Un recorrido de “La Voz”

El pro­ce­so de ex­pan­sión de una so­cie­dad se evi­den­cia en as­pec­tos ta­les co­mo el cre­ci­mien­to de­mo­grá­fi­co, la ex­ten­sión de los es­pa­cios ha­bi­ta­cio­na­les más allá de los lí­mi­tes ini­cia­les del cen­tro ur­ba­no, el au­men­to de la cir­cu­la­ción de bie­nes, ser­vi­cios y per­so­nas, en un pro­ce­so de co­mu­ni­ca­ción que une a di­cha so­cie­dad con su en­tor­no y

El pro­ce­so de ex­pan­sión de una so­cie­dad se evi­den­cia en as­pec­tos ta­les co­mo el cre­ci­mien­to de­mo­grá­fi­co, la ex­ten­sión de los es­pa­cios ha­bi­ta­cio­na­les más allá de los lí­mi­tes ini­cia­les del cen­tro ur­ba­no, el au­men­to de la cir­cu­la­ción de bie­nes, ser­vi­cios y per­so­nas, en un pro­ce­so de co­mu­ni­ca­ción que une a di­cha so­cie­dad con su en­tor­no y con otras co­mu­ni­da­des de la re­gión y del país en las que se in­ser­ta.
No obs­tan­te ello, la ex­pan­sión pue­de ve­ri­fi­car­se so­bre to­do a par­tir de la mul­ti­pli­ca­ción de las ne­ce­si­da­des tra­du­ci­das en de­man­das con­cre­tas efec­tua­das por di­ver­sos gru­pos de la so­cie­dad que se ana­li­za.
La apa­ri­ción de pro­ble­má­ti­cas e in­te­rro­gan­tes an­te­rior­men­te no pre­sen­ta­dos, in­vo­lu­cra la ges­ta­ción de nue­vas res­pues­tas crea­ti­vas que a su vez dan ori­gen a un va­ria­do aba­ni­co de aso­cia­cio­nes y or­ga­nis­mos crea­dos por hom­bres y mu­je­res de la so­cie­dad ci­vil que se reú­nen a par­tir de in­te­re­ses y ob­je­ti­vos co­mu­nes.
Si bien es cier­to que con el co­rrer del si­glo XX las pre­rro­ga­ti­vas y los cam­pos de ac­ción del Es­ta­do Mu­ni­ci­pal en­cuen­tran fron­te­ras más pre­ci­sas y avan­zan so­bre ám­bi­tos an­te­rior­men­te de­fi­ni­dos por los miem­bros de la co­mu­ni­dad, mu­chas de las cir­cuns­tan­cias y de las si­tua­cio­nes que el po­der lo­cal no lle­ga a con­tro­lar o no in­cor­po­ra en su ór­bi­ta de in­je­ren­cia, van a ser to­ma­dos co­mo asun­tos co­mu­nes de es­tas so­cie­da­des o en­ti­da­des que se de­no­mi­nan Aso­cia­cio­nes In­ter­me­dias.
Su fun­ción pre­ci­sa es la de co­nec­tar las preo­cu­pa­cio­nes y re­que­ri­mien­tos pro­pios de los ciu­da­da­nos, sus in­quie­tu­des per­so­na­les, con las ins­ti­tu­cio­nes en­car­ga­das de ad­mi­nis­trar los asun­tos co­lec­ti­vos de la ciu­dad.
El des­pun­tar de la vi­da en Vi­lla Ca­sil­da pue­de pen­sar­se, si­guien­do es­ta in­ter­pre­ta­ción, co­mo el des­plie­gue ini­cial de una se­rie de es­pa­cios ca­pa­ces de nu­clear en su in­te­rior a los miem­bros de una co­mu­ni­dad en ple­no pro­ce­so de for­ma­ción.
La So­cie­dad Ita­lia­na de So­co­rros Mu­tuos “Unio­ne e Be­ne­vo­len­za” (1875), el Club So­cial “Vi­lla Ca­sil­da” (1881), el Hos­pi­tal “San Car­los” (1889), los dis­tin­tos mo­men­tos de agru­pa­ción en tor­no a la Ca­sa Pa­rro­quial, dan­do lu­gar a la Igle­sia “San Pe­dro Após­tol”, en­tre fi­nes de la dé­ca­da de 1870 y su ins­ta­la­ción en el si­tio ac­tual en 1891, la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de So­co­rros Mu­tuos (1903), mar­can un pri­mer cir­cui­to de aso­cia­cio­nes de ca­rác­ter ét­ni­co, so­cio-cul­tu­ral, re­li­gio­so y de aten­ción pri­ma­ria de sa­lud que va a es­tar in­te­gra­do por los prin­ci­pa­les nom­bres que co­mien­zan a con­for­mar lo que se da en lla­mar eli­te ca­sil­den­se.
La nó­mi­na de los com­po­nen­tes de sus res­pec­ti­vas co­mi­sio­nes y de ca­da una de esas en­ti­da­des mar­ca­rá du­ran­te mu­cho tiem­po el pul­so de la vi­da en la Vi­lla, has­ta el pun­to que el po­bla­do y sus agru­pa­cio­nes se fun­den en un úni­co mo­vi­mien­to que de­fi­ne el sen­ti­do de per­te­nen­cia del cen­tro ur­ba­no.
Con la lle­ga­da del si­glo XX otras ma­ni­fes­ta­cio­nes ten­drán su na­ci­mien­to en los tiem­pos fi­na­les de la Vi­lla y en el prin­ci­pio del re­co­rri­do de la fla­man­te ciu­dad. En las pri­me­ras dé­ca­das de 1900, la prác­ti­ca de Fút­bol –ini­cial­men­te des­ta­ca­da en­tre los jó­ve­nes del cen­tro de es­tu­dian­tes de la Es­cue­la Na­cio­nal de Agri­cul­tu­ra y los em­plea­dos del Fe­rro­ca­rril Cen­tral Ar­gen­ti­no – da­rá lu­gar a la apa­ri­ción de ins­ti­tu­cio­nes de­por­ti­vas que al mis­mo tiem­po coin­ci­den en la for­ma­ción de una Li­ga Ca­sil­den­se de Fút­bol y pos­te­rior­men­te am­plia­rán su ra­dio de ac­ción con el de­sen­vol­vi­mien­to de nue­vos de­por­tes –prin­ci­pal­men­te Bás­quet­bol, Au­to­mo­vi­lis­mo, Bo­chas, Te­nis- que fa­vo­re­cen el acer­ca­mien­to de nu­me­ro­sos ve­ci­nos a sus ins­ta­la­cio­nes, co­mi­sio­nes y gru­pos de tra­ba­jo.
La di­ver­si­fi­ca­ción eco­nó­mi­ca de una so­cie­dad ba­sa­da ca­si ex­clu­si­va­men­te en la ac­ti­vi­dad pri­ma­ria –agri­cul­tu­ra ce­rea­le­ra e in­dus­trias sub­si­dia­rias-, pro­du­ci­da con la am­plia­ción de las re­des co­mer­cia­les y el tí­mi­do de­sa­rro­llo de in­dus­trias y ta­lle­res ar­te­sa­na­les ca­da vez con ma­yor fre­cuen­cia en las dé­ca­das de 1930, 1940 y 1950, mo­ti­va el sur­gi­mien­to de cen­tros de reu­nión de em­pre­sa­rios, co­mer­cian­tes, em­plea­dos y obre­ros que de es­ta ma­ne­ra con­for­man cor­po­ra­cio­nes de pro­pie­ta­rios y sin­di­ca­tos.
És­tos al mis­mo tiem­po que pro­cu­ran lle­var ade­lan­te la de­fen­sa de sus in­te­re­ses sec­to­ria­les, dan lu­gar a una se­rie de prác­ti­cas de iden­ti­dad y de ac­cio­nes que otor­gan sen­ti­do de per­te­nen­cia a to­dos aque­llos in­di­vi­duos que es­tán atra­ve­sa­dos por sus re­gla­men­ta­cio­nes, sis­te­mas de nor­mas y ob­je­ti­vos pro­pues­tos.
Si el tra­ba­jo ha de­fi­ni­do a los hom­bres y mu­je­res que cons­tru­ye­ron y cons­tru­yen la tra­ma de la ciu­dad, sus es­pa­cios de or­ga­ni­za­ción y de lu­cha nos ha­blan de for­ma con­tun­den­te so­bre el que­rer y el ha­cer de los ca­sil­den­ses.
Las gran­des preo­cu­pa­cio­nes de los ve­ci­nos de la ciu­dad, aque­llas pro­ble­má­ti­cas que han ca­rac­te­ri­za­do el avan­ce de Ca­sil­da en su ca­si si­glo y me­dio de vi­da, in­flu­yen fi­nal­men­te en el for­ta­le­ci­mien­to de un sin­fín de gru­pos en­car­ga­dos de au­xi­liar a las au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les o de en­ca­rar pro­yec­tos, pla­nes o ac­cio­nes ten­dien­tes a re­sol­ver es­tas ne­ce­si­da­des, ca­da vez más pun­tua­les, pre­sen­tes en la so­cie­dad ca­sil­den­se.
Ya se tra­te de agru­pa­cio­nes de ca­rác­ter te­rri­to­rial – Aso­cia­cio­nes ve­ci­na­les o ba­rria­les, Gru­pos pa­rro­quia­les y Con­gre­ga­cio­nes de di­ver­sas re­li­gio­nes pro­fe­sa­das en la ciu­dad, Cen­tros de asis­ten­cia sa­ni­ta­ria y co­mu­ni­ta­ria- o de Es­pa­cios ins­ti­tu­cio­na­les que tras­cien­den los lí­mi­tes del ba­rrio y se or­de­nan en tor­no a asun­tos sin­gu­la­res o ge­ne­ra­les que sur­can la exis­ten­cia de la ciu­dad.
En los ini­cios del si­glo XXI bien se pue­de afir­mar que son las pro­pues­tas, las ideas y las con­vic­cio­nes de aque­llos que in­ter­vie­nen di­rec­ta e in­di­rec­ta­men­te en es­tas aso­cia­cio­nes in­ter­me­dias las que dan su for­ma y su es­tí­mu­lo a la ciu­dad.
ß
La Voz Del Pue­blo, en sus no­ven­ta años de vi­da, ha acom­pa­ña­do y fa­vo­re­ci­do el sur­gi­mien­to de di­chas Aso­cia­cio­nes y tra­ta de dar cuen­ta, en es­ta sec­ción, de los tan­tos y va­lio­sos es­fuer­zos que aún si­guen rea­li­zán­do­se en la bús­que­da de una so­cie­dad más jus­ta y dig­na.

Son mu­chas las ins­ti­tu­cio­nes in­ter­me­dias que hoy for­man lo que se de­no­mi­nan “las fuer­zas vi­vas de la ciu­dad”. Re­sul­ta un or­gu­llo ca­sil­den­se ase­gu­rar que en la ma­yo­ría de es­tos gru­pos se va­lo­ri­za el bien co­mún, se prac­ti­ca el al­truís­mo y se cul­ti­va la amis­tad, ade­más de lu­char por el pro­pó­si­to es­pe­cí­fi­co que tie­ne ca­da uno.
Aquí es­tán aque­llas en­ti­da­des so­cia­les que res­pon­die­ron a la in­vi­ta­ción de for­mar par­te de es­te Ál­bum.

Posts Carousel

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancel reply

Latest Posts

Top Authors

Most Commented

Featured Videos