Edición N° 201 -

Grandes proyectos de integración en Casilda.

Grandes proyectos de integración en Casilda.

La unión es siempre vista, tal como expresa el dicho popular, como base indiscutible de la fuerza. Un puñado de fábulas y de narraciones populares así lo ratifica. La rica historia de Casilda viene a sumar interesantes elementos a esta confirmación. Villa Casilda y Nueva Roma, en un tiempo plagado de conflictos, contradicciones y diálogos

La unión es siempre vista, tal como expresa el dicho popular, como base indiscutible de la fuerza. Un puñado de fábulas y de narraciones populares así lo ratifica. La rica historia de Casilda viene a sumar interesantes elementos a esta confirmación.
Villa Casilda y Nueva Roma, en un tiempo plagado de conflictos, contradicciones y diálogos no siempre fructíferos, son el paradigma de la unificación. Nacida como pueblo entre 1886 y 1889, con vida comunal propia hasta 1893, la Nueva Roma bregó hasta su inclusión en la ciudad de Casilda, el 29 de septiembre de 1907, por mantener su despliegue como pueblo y su identidad claramente marcada por Juan Pescio. Convertida en un populoso barrio de la nueva ciudad, mantuvo –y mantiene- lazos muy sólidos con aquellos orígenes independientes.
Ya a finales del siglo XX, barrios que tomaban fuerte impulso, como Barracas y Yapeyú o San Carlos y Timmerman, generaron sus vecinales o centros de salud en forma mancomunada, resolviendo las crecientes demandas de sus respectivos vecinos, que casi siempre superaban los límites de jurisdicciones establecidos por la administración pública.
En el caso de la educación popular, la fusión o integración de establecimientos escolares no parece seguir la misma lógica. Aquí la unificación parece tener ribetes polémicos.
Sabemos que en 1926 la actual Escuela Nº 488 “Carlos Casado” nació de la comunión de al menos dos o posiblemente tres instituciones de existencia previa, conocidas como Estrada, Alberdi y Almafuerte. Años más tarde, resultaría incorporada a la “Casado” otra entidad, la Escuela Nº 489 “Sarmiento”.
Las críticas por la desaparición o el corrimiento de las escuelas de su lugar de origen, con las consecuencias aparejadas sobre la asistencia de los niños, fueron corrientes antes estas determinaciones.
Observando desde la distancia de las décadas, permitieron quizás la consolidación de una escuela de vasta actuación en el medio local.
Más conocida es la situación de los clubes y agrupaciones de carácter deportivo.
Durante una década, en los años cuarenta, la Liga Casildense de Fútbol debió convivir, siempre de forma inestable pero no sin mantener importantes vínculos, con una Liga Independiente de Fútbol, también con asiento en Casilda. Tan solo Alumni –y en algunos momentos, efímeros, Sportivo Candelaria y Huracán-, sostuvo la presencia casildense en la Liga que llevaba el nombre de la ciudad cabecera, compitiendo contra rivales provenientes de los pueblos vecinos. La gran mayoría de los cuadros populares nacidos recientemente o de los de mayor trayectoria, habían quedado integrados, junto a los clubes pujatenses, en el organismo independiente. Dos torneos, una cargada agenda de fin de semana, dos campeones y un vasto programa de actividades eran un resultado que seguramente los aficionados habrán sabido disfrutar. No obstante, la unidad en los años cincuenta traerá grandes momentos de la Liga Casildense aunque, debe decirse, acarreó a su vez la desaparición de varios clubes barriales o su interrupción de la práctica del fútbol. Germinó también de este proceso, la unión o absorción de clubes como San Martín o Blanco y Negro, varios de cuyos integrantes quedaron integrados en Defensores de Banfield. Lo mismo ocurrió con All Boys, con muchos simpatizantes asimilados por su vecino Huracán.
A partir de la segunda mitad de los años ochenta, Unión Casildense será el ejemplo más acabado de fusión institucional: tres clásicas entidades tributaron su historia para formar, no sin dificultades, al actual
equipo de Parque Casado.
El poderoso Central Argentino, fundador de la Liga Casildense de Fútbol y los tradicionales Juventud Unida y Sportivo Candelaria decidieron construir una nueva época. Es dable recordar que, décadas atrás, el mismísimo Candelaria había generado una primera reunión, entre el Club Atlético Candelaria de Campo Zingarini y el Club Sportivo San Lorenzo del boliche de Beatto y Lucchetti, sobre el actual camino pavimentado a Fuentes. El nombre de uno y los colores de otro dieron forma a la importante institución de barrio Alberdi.
Un decenio más tarde, el Huracán de Granaderos a Caballo y el Gherardi Club Casilda, originaron el proyecto de Casilda Club, que en los últimos tiempos ha vuelto a ostentar la denominación original del equipo de Villa Romana. Cabe destacar que, ya en sus mismos inicios en agosto de 1907, Alumni fue el fruto de la decisión de unidad de cuadros preexistentes, como Los Porteños, Orfeón Español y Argentino. Sin llegar a la fusión, ha sido muy común el proceso de conformación, en Casilda y zona, de alianzas deportivas temporarias para afrontar temporadas deportivas determinadas, llegando inclusive a verse la unión de antiguos rivales clásicos como los cuadros de Los Molinos y Sanford o, en el presente, los históricos adversarios fuentesinos. En su momento, inclusive los arequitenses llegaron a afrontar un campeonato en forma conjunta.
Otros ejemplos se dieron con las sociedades étnicas o de socorros mutuos. La consolidación de la Asociación Española pudo darse, en las primeras décadas del siglo XX, favorecida por la integración de espacios de reunión de los peninsulares, tales como el Centro Español o el Centro Republicano Español. Mucho más cerca de nosotros, la unión de la histórica Sociedad Italiana de Socorros Mutuos “Unione e Benevolenza” y de la Sociedad Nacional “Dante Alighieri”, legó a la comunidad casildense un complejo educativo bilingüe que sigue formando a las nuevas generaciones.
Se trate de una ciudad o de un barrio, de una escuela o de un club, estos ejemplos ayudan a entender que la historia se mueve, adquiere un dinamismo permanente, brinda una energía individual y comunitaria que es en definitiva, la que da impulso a los grandes proyectos y a las ideas que parecen imposibles.

Prof. Federico Antoniasi

Posts Carousel

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Latest Posts

Top Authors

Most Commented

Featured Videos