Edición N° 90 -

Festejos de Casilda en la historia

Festejos de Casilda en la historia

La primera imagen que nos devuelve la historia de aquel 29 de septiembre de 1907 es la de una comunidad recorriendo las calles de su ciudad bajo las banderas de sus múltiples representaciones institucionales. Los hombres y las entidades de Villa Casilda aguardan el tren que trae al gobernador de la Provincia, Pedro Echagüe, encargado

La primera imagen que nos devuelve la historia de aquel 29 de septiembre de 1907 es la de una comunidad recorriendo las calles de su ciudad bajo las banderas de sus múltiples representaciones institucionales. Los hombres y las entidades de Villa Casilda aguardan el tren que trae al gobernador de la Provincia, Pedro Echagüe, encargado de ratificar el Decreto de Traspaso de Categoría del pueblo. La Comisión Popular de Festejos y la autoridad comunal han trabajado en los meses previos para dar a las celebraciones la magnitud que merecen. El desfile culmina en Plaza Casado, el espacio público por excelencia de la Villa, alrededor del cual se erige el Centro Cívico y cuyo nombre torna presente en los eventos la figura del ya extinto fundador Carlos Casado del Alisal.
Se habla de los orígenes, se habla de progreso, inclusive de grandeza en el porvenir. «El Porvenir», precisamente, edita un número especial para guardar en la memoria los acontecimientos. Después del Decreto, la ciudad festeja: Lunch a los niños de las escuelas, bailes populares, bailes de gala; la ciudad se ilumina, el cielo se cubre con fuegos de artificio, las instituciones muestran su realidad al máximo mandatario provincial.  Corresponsales de diarios rosarinos y de la Capital del país, fotógrafos y curiosos visitantes de los pueblos vecinos se llevan su impresión de la alegría con que nace el nuevo Municipio.
El orden local celebra sus logros en un acto cívico de gran envergadura. Por primera vez es Casilda la que aparece como eje central en los sucesos que se festejan y no como una conmemoración del panteón nacional o como una manifestación de los valores Étnicos de una comunidad de inmigrantes. Es, si se quiere, el nacimiento de una de las más caras tradiciones del Centro Urbano en el siglo que inaugura.
 25 años después, en 1932, el aniversario vuelve a convocar. Otro gobernador, de otra extracción política, acompaña los festejos: Se trata del representante demócrata progresista Luciano Molinas. Actos públicos, palabras emotivas y recordatorios en nombre de los que ya no están, se suceden al ritmo febril de una jornada singular. La quinta de la familia Casado y el Club Social reciben a las autoridades y allí̀, en dos sitios clásicos de los inicios del poblado, se quedan estampados los acontecimientos para la posteridad.
 «La Voz Del Pueblo» y «La Nota de Caseros» publican sendos álbumes extraordinarios, en cuyas páginas cabalgan los logros y las aspiraciones, las figuras y su contexto, la tradición y la innovación. Se hace historia y se inauguran obras, como los servicios de agua corriente y electricidad instalados por Obras Sanitarias de la Nación. Y es a partir de este aniversario que Casilda va a encontrar en ese hito un espacio y un tiempo predilectos para realizar balances sobre su trayectoria, para mostrar su crecimiento y para analizar sus límites. Va a hallar la dimensión adecuada para recuperar el pasado y comenzar a narrarlo a las generaciones recién arribadas. En 1944, el Comisionado Municipal Paulino Lóttici, decreta la institución de la Semana de Casilda, un conjunto de jornadas que confluyen en el día 29 de septiembre, preparadas para que el pueblo casildense organice las actividades con las cuales conmemora su florecimiento como ciudad.
Esta decisión refuerza la identidad de Casilda con su fecha y se encarga de evidenciar la imaginación puesta en acción por sus habitantes para dar brillo a los encuentros de cada año. De hecho, tal como lo manifiesta el mencionado Decreto, es el objetivo de las autoridades…poner de relieve el progreso alcanzado por la ciudad dentro de la gravitación de una zona privilegiada, «al que contribuyeron con esforzado sacrificio sus primeros pobladores que alentados como su fundador por los mismos ideales de superación colaboraron eficazmente en la gran obra constructiva..», al mismo tiempo que pretende…ofrecer oficialmente una circunstancia propicia para que se pongan de relieve todas las actividades de la ciudad en sus múltiples manifestaciones.
 En 1957 el Cincuentenario acerca al Presidente Argentino (Pedro E. Aramburu) para encabezar las celebraciones. Se inaugura la Comisión de Amigos de la calle Buenos Aires, a través de Luis Garma, quien entrega al Comisionado Guillermo Huarte la llave que habilita la moderna iluminación de la arteria principal de la ciudad, en la noche denominada «Vía Blanca». Se realizan muestras industriales y comerciales, torneos deportivos, conferencias y veladas literarias. El Libro de Oro de Casilda, supervisado por Santos Tosticarelli, entrega, en 1959, una ofrenda póstuma y audaz a los hechos de dicha jornada.
 El año 1970 incorpora un elemento original al 29 de septiembre, en tanto concurren ese día los festejos por un nuevo aniversario de la Declaratoria como Ciudad y por el Centenario de la Fundación de Casilda, recordando el inicio histórico de la Colonia Candelaria. Con la conducción compartida por el Ejecutivo Municipal, a cargo de Avelino Lóttici, y la Comisión de Fiestas, la fecha es oportuna para la inauguración de una Central de Teléfonos Automáticos. No obstante, en los dos años previos se han sucedido los esfuerzos para dar forma a un anhelo postergado de muchos ciudadanos: la elevación del fundador de Casilda en un monumento que perpetúe su acción. El Concurso de Anteproyectos no alcanza para cubrir tal demanda y la obra finalmente seguirá postergada. Sin embargo, el evento es motivo para la circulación de dos textos que vuelven a poner la mirada sobre la historia: una biografía de Casado impulsada por la Comisión Pro-Monumento (cuya autoría corresponde al profesor Tosticarelli, director del Museo y Archivo Histórico) y el folleto «Candelaria: Centenario de una realidad» (del sociólogo Jorge Viale), donde se analizan las vinculaciones entre el proyecto de la Candelaria y el impulso de la colonización y de la inmigración a nivel nacional. Dos muestras cabales de que el 29 de septiembre, de acuerdo con lo dicho, aparece como momento oportuno para la difusión y la reflexión del pasado urbano.
Esta tradicional fecha se ha incorporado con el correr del tiempo como una de las claves de interpretación de la identidad de los casildenses. Cada año, la ciudad reitera una suerte de rito cívico: de la historia al presente, para retornar una vez más a un pasado al que es necesario hacerle preguntas; luego, en diálogo, la memoria de la ciudad y la experiencia de la actualidad inician su camino en busca del futuro.
Allí se inician originales intentos, de los más diversos, por transmitir las herencias recibidas a las próximas generaciones. La ciudad enseña cada septiembre -como lo ha hecho en estos primeros cien años- las tramas de su existencia singular. Ha elegido una fecha, el 29, para que cada quien se reencuentre con esas señas y las ponga en juego.
En el año del Centenario de Casilda como Ciudad, además de múltiples actos culturales organizados por la Comisión de Festejos, nuestra ciudad ve concretada importantes obras que mejoran la calidad de vida de los casildenses. La Administración Municipal del Lic. Eduardo Rosconi realiza acciones que permiten forta- lecer el desarrollo y el crecimiento sustentable de la ciudad y la región, contando con la colaboración del Senador Juan Carlos Bacalini y del Gobierno Provincial a cargo del Ing. Jorge Obeid.
Monumento a Casado: Se inauguró en los actos centrales del sábado 29 de 2007, a la hora 10, el merecido monumento a nuestro fundador, en la plaza del Mástil.
El flamante paseo desemboca en una fuente iluminada, en cuyo centro se encuentra el pedestal donde se colocó la estatua de Carlos Casado de cuerpo entero con una altura aproximada de 2,50 m.
 Viviendas: Fueron sorteadas 88 viviendas del Plan Federal I y fue elevado un proyecto a la Direcciòn General de Viviendas para construir otras 240 unidades (Plan Federal II).
Se recuerda también la concreción de 4 puentes sobre el Canal Candelaria, el ingreso a la ciudad por Bv. 25 de Mayo, la pavimentación de la ruta Casilda a Fuentes, el ensanche y repavimentación del Bv. 9 de Julio y la remodelación del Teatro Dante Alighieri.
En lo relacionado con la Salud, se culminaron obras de remodelación integral en el Hospital San Carlos (sala de rayos X, quirófano y sala de terapia intensiva).
Ampliación del Museo y Archivo Histórico Municipal, con una inversión de $ 480.000 (ampliación de la Sala de Exposición Permanente -aprox. 450 m2- y nuevas instalaciones sanitarias).
Dispensario para los Barrios Barracas y Yapeyú. En la Semana del Centenario se habilita el nuevo Centro Barrial Social y de Atención a la Salud de la Comunidad del sector, ubicado en calle Mitre entre Bolívar y Catamarca. El complejo edilicio consta de 4 consultorios, enfermería, sala de vacunación, administración y sala de reuniones, un hall central de espera, baños y office en una construcción de aproximadamente 200 m2. Estaba proyectado un Salón de Uso Múltiple con baños y dependencias, ya concretado.
Por todo lo anterior, y más, el 29 de septiembre será una fecha referencial de nuestra historia.

Nota de la Redacción: Artículo extraído del Album de los 90 años de La Voz del Pueblo, Página 42

 

Posts Carousel

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancel reply

Latest Posts

Top Authors

Most Commented

Featured Videos