Edición N° 102 -

FAMILIA

FAMILIA

Comienza un nuevo año, que coincide con una cierta desaceleración en nuestro ritmo cotidiano, y en muchos casos con merecidas vacaciones. Para muchos puede ser un momento de “encuentro” familiar, en el que, dejando los celulares apagados por un momento, podremos tener la oportunidad de dialogar sobre tantas cosas de la vida. En ese espacio

Comienza un nuevo año, que coincide con una cierta desaceleración en nuestro ritmo cotidiano, y en muchos casos con merecidas vacaciones. Para muchos puede ser un momento de “encuentro” familiar, en el que, dejando los celulares apagados por un momento, podremos tener la oportunidad de dialogar sobre tantas cosas de la vida. En ese espacio también resulta beneficioso que los padres conversen con sus hijos, y los abuelos con sus nietos.(Tarea nada fácil, pues los saltos generacionales han provocado cambios muy abruptos en la mentalidad, paradigmas, valores y criterios, que pareciera que hablamos distintos idiomas, especialmente en lo referido a temas familiares).

Si un adulto mayor se atreve a preguntar a un joven si tiene proyectado casarse, puede resultar que la respuesta sea: “… pero eso ya no se acostumbra…”. con lo cual el adulto se siente, cuanto menos, desactualizado. Sin embargo, es bueno replantearnos si la Institución familiar tiene vigencia y sentido o es cosa del pasado. No importa la situación que estemos viviendo.

Hace varias décadas se definía a la Familia como una “Intima comunidad de vida y amor”. Y hoy esa definición puede ser tomada como algo ideal, producto de un espíritu poético. Sin embargo, nuestros profesionales de la Psicología y de la Educación, pueden darnos fe de que la Familia es el ámbito de contención más adecuado para nuestro desarrollo personal, emocional, afectivo e intelectual.

También pueden relatarnos acerca de los problemas que padecen los niños y adolescentes que provienen de matrimonios o parejas disueltas o en conflicto. Todos necesitamos del afecto de papá y mamá y a la vez de que los progenitores se traten bien, y mejor aún: que se amen.

Proponer este ideal a los jóvenes, parece algo lejano o imposible. Al deteriorarse la comunicación  entre padres e hijos, y aún entre los adolescentes y jóvenes que prefieren aparatos al contacto cara a cara, resulta dificultoso que tengan oportunidad de elaborar un proyecto de vida duradero, estable, armonioso, y con miras a una descendencia (hijos), frutos de un lindo amor.

Este proyecto, para algunos inalcanzable o utópico, puede facilitarse con un noviazgo responsable, cargado de ideales, ilusiones y alegrías, generados por la fuerza de la juventud. Más de uno esbozará una sonrisa ante tamaña propuesta, que no es novedosa, y que tan buenos resultados daba en un pasado no tan remoto, especialmente cuando se buscaba en lo individual y con la pareja, el Sentido de la vida.

El tema es muy amplio, y ha sido tratado por miles de generaciones y culturas, pero, sin incurrir en análisis sofisticados, puede ser bueno que lo conversemos con nuestras amistades, mirando simplemente la realidad que nos rodea o que estemos viviendo.

Que el nuevo año nos brinde la oportunidad de dialogar sobre temas trascendentes y saludables para el equilibrio, la salud y la felicidad de los integrantes de nuestra querida sociedad.

 

                                                                                               Ricardo J. Arnoldi

                                                                                               Club Rotario de Casilda

Posts Carousel

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancel reply

Latest Posts

Top Authors

Most Commented

Featured Videos