Edición N° 99 -

El Aniversario Invisible de los Deberes Humanos

Los aniversarios suelen ser momentos que nos invitan al balance y la reflexión. La II Guerra Mundial puso a la humanidad frente a una realidad atroz: Lo que el hombre le hace al hombre. Reflotada la Sociedad de las Naciones en la ONU, en 1948 se firmó la emblemática Declaración Universal de los Derechos Huma-nos.

Los aniversarios suelen ser momentos que nos invitan al balance y la reflexión. La II Guerra Mundial puso a la humanidad frente a una realidad atroz: Lo que el hombre le hace al hombre. Reflotada la Sociedad de las Naciones en la ONU, en 1948 se firmó la emblemática Declaración Universal de los Derechos Huma-nos. Éste 2018 se cumplen 70 años de ese hito que disparó el desarrollo de los derechos fundamentales que se reconocen a todos los hombres. Pero el balance no es alentador, tales reconocimientos no fueron acompañados por su vigencia plena y lo cierto es que el mundo muestra la constante contradicción en-tre un gran desarrollo en áreas económicas, tecnológicas, sociales y culturales, y flagrantes violaciones y desconocimiento de los Derechos Humanos, incluso dentro de países considerados potencias.
Puestos a entender la situación aparecen varias respuestas, pero hay una que permanece sin atención y es que hay otro aniversario, menos famoso, no difundido e invisibilizado; el escritor José Saramago al recibir el premio Nóbel de Literatura, reclamaba: “tomemos en-tonces nosotros, ciudadanos comunes, la palabra. Con la misma vehemencia con que reivindicamos los derechos, reivindiquemos también el deber de nuestros deberes. Tal vez así el mundo pueda ser un poco mejor”. Así, en 1998 se realizaba la Declaración de Valencia”, que es la Declaración de los Deberes y Res-ponsabilidades del Hombre.
Se cumplen 20 años de la misma, y pocos la conocen.
Los DDHH se desarrollan a partir de la Modernidad; el hombre moderno proyecta su individualidad al Derecho como potencia, co-mo facultad de reclamo y reconocimiento, pero olvidando que derechos y deberes se integran correlativamente, y si los primeros exaltan la libertad individual, los deberes expresan la dignidad de esa libertad. A veces como contracara de derechos y otras autónomamente, los deberes humanos son a la vez fundamento y límite de los derechos humanos; es que, desvinculados de los deberes, los derechos se desquician arbitrariamente en reclamos cada vez más amplios e ilimitados, generando ex-pectativas que al no ser cumplidas se traducen en frustración. Además si todos los derechos se transforman en derechos esenciales y fundamentales se desvanece la jerarquía de los mismos, perdiendo el acento de consideración que deberían despertar para producir reconocimientos y transformaciones reales.
Puestos en cabeza del Estado pero también responsabilidad de las personas, los Deberes Humanos se presentan como aquellas prestaciones morales y jurídicas que tenemos hacia otros seres humanos por el solo hecho de serlo y cuyo cumplimiento involucra a dimensiones básicas de la vida del hombre en sociedad, necesarias para un desarrollo humano digno.

Dr. Emilio Ardiani

Posts Carousel

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancel reply

Latest Posts

Top Authors

Most Commented

Featured Videos