Edición N° 38 -

Del­fín Héc­tor Cor­tés

Del­fín Héc­tor Cor­tés

– Nació en Ca­sil­da el 14 de Mar­zo de 1925. – Realizó sus estudios primarios en la Escuela C. Casado y los secundarios en la Esc. Dalmacio Vélez Sársfield. – Estuvo en Gendarmería Nacional. – Trabajó en La Voz Del Pueblo, fue tipógrafo, impresor, intercalador y escritor incansable. – Asumió la Dirección de este periódico

– Nació en Ca­sil­da el 14 de Mar­zo de 1925.
– Realizó sus estudios primarios en la Escuela C. Casado y los secundarios en la Esc. Dalmacio Vélez Sársfield.
– Estuvo en Gendarmería Nacional.
– Trabajó en La Voz Del Pueblo, fue tipógrafo, impresor, intercalador y escritor incansable.
– Asumió la Dirección de este periódico en 1953 y la dejó en manos de su esposa Leonor en 1987.
– Recibió varios homenajes en vida.
– Escribió “Semblanzas In Memoriam” en homenaje a D. Santos F. Tosticarelli en junio de 1996.
– Supo transmitir la pasión por su vocación periodística.
– Tras su jubilación se convirtió en Asesor de la dirección.
– Continuó apoyando a sus hijos y escribiendo notas y datos que poseía, hasta que su salud se slo permitió.
– Fa­lle­ció el 16 de No­viem­bre de 2006 a los 81 años.

Na­ció en Ca­sil­da el 14 de Mar­zo de 1925, fue el ter­cer hi­jo de Del­fín Jo­sé Cor­tés y Án­ge­la Spe­ssot, pri­me­ra­men­te na­cie­ron sus her­ma­nas Edith (de Del­fi­no Ca­no), Ali­cia (de Ce­ba­llos, fallecida) y por úl­ti­mo Iris (Vda. de Ila­ri).

Su­ce­sor de una tra­di­cio­nal fa­mi­lia ca­sil­den­se, Héc­tor con­ti­nuó la la­bor pe­rio­dís­ti­ca que ha­bían ini­cia­do su pa­dre Del­fín y su tío Ar­tu­ro con La Voz Del Pue­blo.

En Mar­zo de 1953, asu­me la di­rec­ción de es­te pe­rió­di­co, siem­pre tra­ba­jó a la par de sus em­plea­dos, dan­do el ejem­plo co­mo ti­pó­gra­fo, ar­ma­dor de pá­gi­nas, im­pre­sor e in­ter­ca­la­dor del pe­rió­di­co y ja­más hi­zo obs­ten­ta­ción al­gu­na, de­jan­do ese car­go en oc­tu­bre de 1987, pa­ra go­zar de su ju­bi­la­ción y con­ti­nuó co­mo efi­caz Ase­sor has­ta los úl­ti­mos días, su­man­do más de 50 años al ser­vi­cio de es­tas pá­gi­nas.

En esos años que ejer­ció co­mo Di­rec­tor, uti­li­zó su plu­ma co­mo un ele­men­to de apor­te po­si­ti­vo al en­gran­de­ci­mien­to de la ciu­dad, su­gi­rien­do te­mas co­mo: la aper­tu­ra del Bv. Li­san­dro de la To­rre al Ba­rrio Nue­va Ro­ma, la edi­fi­ca­ción del Mu­seo Mu­ni­ci­pal en su lu­gar ac­tual, el pro­yec­to de ho­me­na­jear a em­pre­sas y per­so­nas de tra­yec­to­ria en Ca­sil­da (ele­va­do por el con­ce­jal Juan M. Dem­mi y apro­ba­do) en­tre otras, la di­fu­sión de la Pri­me­ra ex­por­ta­ción de Tri­go a Eu­ro­pa, que­dán­do­le por ver con­cre­ta­do el Mo­nu­men­to a Don Car­los Ca­sa­do, tan re­cla­ma­do por él.

Hom­bre de in­que­bran­ta­ble fé ca­tó­li­ca, par­ti­ci­pó ac­ti­va­men­te de las mi­sas del do­min­go, has­ta que su sa­lud se lo per­mi­tió y en en­ti­da­des pa­rro­quia­les co­mo la Ac­ción Ca­tó­li­ca Ar­gen­ti­na.

Don Héc­tor tam­bién es­tu­vo en in­nu­me­ra­bles ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas co­mo ser: la Asoc. Ami­gos del Mu­seo, la Asoc. Ar­gen­ti­na de So­co­rros Mu­tuos, la Asoc. Coop. Po­li­cial, en la Li­ga Ca­sil­den­se de Fút­bol, en­tre otras. Fre­cuen­ta­ba el Club So­cial y el Cír­cu­lo De­por­ti­vo don­de ju­ga­ba al Aje­drez, su pa­sión jun­to a la lec­tu­ra y a la es­cri­tu­ra.

Gran co­no­ce­dor de la his­to­ria lo­cal y re­gio­nal, co­no­ci­do co­mo «La His­to­ria vi­vien­te de la ciu­dad». Edi­tó el Li­bro «Sem­blan­zas» (In Me­mo­rian) en Ho­me­na­je a San­tos Tos­ti­ca­re­lli, pre­sen­ta­do en ju­nio de 1996, en el Día del Pe­rio­dis­ta y en ad­he­sión a los 75 años de La Voz Del Pue­blo y al 37 ani­ver­sa­rio del Mu­seo.
Man­te­nía lar­gas char­las de his­to­rias y anéc­do­tas que te­nían con Eva­ris­to Agui­rre, Do­min­go Gar­gi­ce­vich, Dan­te Cal­ca­te­rra, Fran­cis­co Cam­pa­ba­dal, San­tos y Hu­go Tos­ti­ca­re­lli, Ri­car­do Pi­nat, en­tre otros.

Un hom­bre que tu­vo que so­por­tar mu­chos sin­sa­bo­res de la vi­da, co­mo el de­vas­ta­dor in­cen­dio del pe­rió­di­co en 1965, la pér­di­da de su es­po­sa Leo­nor en ma­yo de 2002, aque­ján­do­lo por años una fuer­te do­len­cia neu­rál­gi­ca. A pe­sar de to­do es­to, nun­ca per­dió la fe y siem­pre se afe­rró a sus con­vic­cio­nes de vi­da, ba­sa­dos en los con­cep­tos de amis­tad, éti­ca y mo­ral.

El Fo­to Club Ca­sil­da le tri­bu­tó un ho­me­na­je en vi­da, a su trayectoria, el 9 de sep­tiem­bre de 2004, des­ta­can­do su co­la­bo­ra­ción, al que ad­hi­rie­ron au­to­ri­da­des, ami­gos y fa­mi­lia­res.

Los úl­ti­mos me­ses de su vi­da, una nue­va en­fer­me­dad lo obli­gó a per­ma­ne­cer en la ca­ma, so­li­ci­tan­do su tí­pi­co ci­ga­rri­llo, “La Ca­pi­tal” y con­ti­nuó con su ma­nía de co­rre­gir “La Voz del Pue­blo” aún des­pués de im­pre­sa.

Un pro­fun­do pe­sar pro­du­jo la de­sa­pa­ri­ción fí­si­ca de Del­fín Héc­tor Cor­tés, acae­ci­da el 16 de No­viem­bre de 2006 a los 81 años de edad.

Sin du­das, el día de su en­tie­rro, el cie­lo gris de Ca­sil­da ma­ni­fes­ta­ba su tris­te­za por per­der a unos de los úl­ti­mos pro­cu­ra­do­res y de­fen­so­res de la his­to­ria y las cos­tum­bres de su ciu­dad, la que tan­to qui­so y es­tu­dió.

Un pro­fun­do si­len­cio se adue­ñó del cor­te­jo an­te su tum­ba, qui­zás en ese ins­tan­te, Héc­tor se ha­bía lle­va­do to­das las pa­la­bras, de­jan­do nu­dos en las gar­gan­tas y lá­gri­mas en los ojos.

Ro­ga­mos al Al­tí­si­mo, por su eter­no des­can­so, que­dán­do­nos la es­pe­ran­za que en el cie­lo jun­to a Leo­nor, ya com­par­ten esa fe­li­ci­dad y paz eter­na que bus­ca­mos en la tie­rra.

Tus Hi­jos: Mar­ce­lo y Ja­vier.

 

Opinan de D. Héc­tor en su deceso

Dan­te Luis Cal­ca­te­rra:

“… Con la de­sa­pa­ri­ción de Don Héc­tor la co­mu­ni­dad de Ca­sil­da pier­de un ex­ce­len­te co­la­bo­ra­dor de mu­chos años en to­dos los ór­de­nes y muy en es­pe­cial en el ám­bi­to pe­rio­dís­ti­co. Mu­cho apo­yo re­ci­bí siem­pre de su par­te, den­tro y fue­ra de la Co­mi­sión de Ami­gos del Mu­seo y Ar­chi­vo His­tó­ri­co Mu­ni­ci­pal, es­pe­cia­le­men­te du­ran­te la cons­truc­ción del nue­vo edi­fi­cio, hoy or­gu­llo de la ciu­dad. Es­toy se­gu­ro que Uds. se­gui­rán su ejem­plo…”.

Fran­cis­co Cam­pa­ba­dal:

“Al­can­zé con­ver­sar en al­gu­nos mo­men­tos en que re­cu­pe­ra­ba to­da­vía to­da su lu­ci­dez, des­pués de la char­la ca­yó en un cruel do­lor que lo te­nía to­tal­men­te ape­sa­dum­bra­do, fue cruel la ago­nía, el do­lor lo te­nía muy mal, sin em­bar­go ayer jue­ves y si co­mo una ley del pe­rio­dis­ta obli­ga­ra a una co­sa de esa na­tu­ra­le­za, en su le­cho lla­mó a su hi­jo. Y qué le pue­de ha­ber di­cho: ¿Ce­rra­ron el dia­rio, ya es­tá lis­ta la edi­ción, que­dó to­do bién?. El dia­rio, el pe­rió­di­co, por­que es­tán los hi­jos, es­tán los pa­dres, por­que es­tán los nie­tos, por­que es­tá lo que que­da de la fa­mi­lia, to­das las co­sas que­ri­das que no se pue­de rem­pla­zar con na­die, pe­ro, pa­ra el pe­rio­dis­ta hay al­go que lle­va me­ti­da aden­tro y has­ta que en el úl­ti­mo de su lu­ci­dez, se­rá es­to que Héc­tor hi­zo ayer, no se po­día ir sin pre­gun­tar si el pe­rió­di­co ha­bía sa­li­do, por­que era su vi­da, eso era lo que el lle­va­ba me­ti­do aden­tro.
… A ve­ces ni la fa­mi­lia, ni las co­sas más que­ri­das pue­den reem­pla­zar a la bús­que­da im­pe­rio­sa de una in­for­ma­ción que tie­ne que sa­lir in­me­dia­ta­men­te, y Héc­tor an­tes de des­pe­dir­se de­fi­ni­ti­va­men­te de sus hi­jos al­can­zó a pre­gun­tar si el dia­rio ha­bía sa­li­do, la ley del pe­rio­dis­ta. Con­for­má­ba­mos qui­zás has­ta sin sa­ber­lo un gru­po que po­dría­mos lla­mar­nos a no­so­tros mis­mos “de los re­co­lec­to­res de re­cuer­dos y de la his­to­ria chi­ca”, al­gu­nos con mu­cha más sa­bi­du­ría otros con mu­cho más en­tu­sias­mo, pe­ro de cual­quier ma­ne­ra, el amor a la ciu­dad nos te­nía em­ban­de­ra­dos en ese gru­po que tra­ta­ba de ate­so­rar ca­da pe­da­ci­to gran­de de la his­to­ria de la ciu­dad.
Héc­tor era el de la me­mo­ria, asom­bro­sa­men­te no se le es­ca­pa­ba nin­gu­na efe­mé­ri­de, le po­día­mos pre­gun­tar al­go a San­tos Tos­ti­ca­re­lli con­for­ma­lo con An­to­nio Me­déz, pe­ro la fe­cha exac­ta se la pre­gun­tá­ba­mos a Héc­tor que se acor­da­ba, per­ma­nen­te­men­te de la fe­cha.
Es­ta ma­ña­na pa­se a des­pe­dir al ami­go, al vie­jo pe­rio­dis­ta, aquel hom­bre que un día que por pro­bar otras co­sas se fue a Gen­dar­me­ría, pe­ro el al­ma del pe­rió­di­co le ti­ró y se vol­vió y ahí se que­dó, y ahí si­guen sus hi­jos, por­que hay una his­to­ria de­trás de ca­da pá­gi­na, de­trás de ca­da co­lum­na, de­trás de ca­da día, en que se es­té es­cri­bien­do “La Voz del Pue­blo”. Héc­tor Cor­tés el vie­jo pe­rio­dis­ta y que­ri­do ami­go el co­le­ga, el re­co­lec­tor de his­to­ria y de re­cuer­dos se los ha lle­va­do con él… no ca­be nin­gu­na du­da que fue un per­so­na­je den­tro un pe­da­zo de his­to­ria de la ciu­dad, que se lle­vó con él re­ta­zos de esa his­to­ria, vie­jo ami­go, vie­jo co­le­ga, que des­can­se en paz”.

Gui­ller­mo Mon­clús:

“Nun­ca na­die se va del to­do, de­ci­mos siem­pre des­de acá. Nun­ca na­die se va de­fi­ni­ti­va­men­te y mu­chos me­nos, aque­llos que han de­ja­do una hue­lla, que han de­ja­do una im­pron­ta, han de­ja­do unas mar­cas in­de­le­bles. Y el he­cho de pro­se­guir la lí­nea fun­da­cio­nal de un pe­rió­di­co que es mar­ca re­gis­tra­da en és­ta ciu­dad y de ha­ber­lo lle­va­do a ca­bo du­ran­te tan­tos años. Y te­ner a la ciu­dad y su gen­te, a sus pai­sa­jes y su ur­ba­nis­mo, sus cos­tum­bris­mos y a sus mo­da­li­da­des, co­mo ban­de­ra. Di­gan­me, si de ver­dad, no es ha­ber de­ja­do una hue­lla al an­dar y por eso que, es­te par­te que nos lle­ga y que di­ce: que a fa­lle­ci­do aquí en Ca­sil­da y en el día de hoy (jue­ves) Don Del­fín Héc­tor Cor­tés, de “La Voz del Pue­blo” tie­ne esa sen­sa­ción de la tris­te­za, pe­ro tam­bién tie­ne esa sen­sa­ción que se van sin ir­se. Aque­llos que se van sin de­jar­nos, por­que pre­ci­sa­men­te, lo que ha he­cho, ha plas­ma­do lo que ha de­ja­do, lo tras­cien­de, co­mo di­ce el poe­ta, ellos ven­cen por una vez la muer­te. Ha fa­lle­ci­do Don Héc­tor Cor­tés a los 81 años, va­ya pa­ra sus hi­jos el abra­zo y el so­li­da­ri­zar­nos con ese su sen­tir pe­ro al mis­mo tiem­po, si se pue­de dar­les la se­gu­ri­dad de que es­te que di­ce mu­rió es unos de esos ti­pos que no se van nun­ca”.

 

Posts Carousel

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancel reply

Latest Posts

Top Authors

Most Commented

Featured Videos