Edición N° 38 -

Carlos Tosticarelli. «El Pintor de las Flores».

Carlos Tosticarelli. «El Pintor de las Flores».

– Na­ce en Ca­sil­da el 1º de oc­tu­bre (nun­ca re­ve­ló su edad). – Cur­só sus es­tu­dios pri­ma­rios en la Es­cue­la Nº 485 “Aris­tó­bu­lo del Va­lle” – A los 23 años se re­ci­be de Pro­fe­sor de Di­bu­jo y Pin­tu­ra en la Es­cue­la de Ar­tes Vi­sua­les de Ro­sa­rio. – Des­de muy jo­ven ex­hi­bió sus cua­dros, pri­me­ro en

– Na­ce en Ca­sil­da el 1º de oc­tu­bre (nun­ca re­ve­ló su edad).
– Cur­só sus es­tu­dios pri­ma­rios en la Es­cue­la Nº 485 “Aris­tó­bu­lo del Va­lle”
– A los 23 años se re­ci­be de Pro­fe­sor de Di­bu­jo y Pin­tu­ra en la Es­cue­la de Ar­tes Vi­sua­les de Ro­sa­rio.
– Des­de muy jo­ven ex­hi­bió sus cua­dros, pri­me­ro en Ca­sil­da y lue­go a ni­vel in­ter­na­cio­nal.
– Po­see in­nu­me­ra­bles re­co­no­ci­mien­tos y pre­mios co­mo Pin­tor.
– Fue declarado “Ciudadano Destacado” por el Concejo Municipal de Casilda, el martes 3 de julio de 1997.
– Un cua­dro su­yo lu­ce en el Va­ti­ca­no (Ita­lia) con una no­ta fir­ma­da por el Pa­pa Juan Pa­blo II.
– Ha rea­li­za­do más de 4.000 mo­ti­vos di­fe­ren­tes.
– Tra­ba­jó co­mo Fe­rro­via­rio, de­sem­pe­ñan­do­se co­mo Au­xi­liar Ad­mi­nis­tra­ti­vo y lue­go en el De­par­ta­mento Vías y Obras, don­de se ju­bi­ló.
– Ac­tual­men­te si­gue rea­li­zan­do “Man­chas” co­mo él las lla­ma, en su ta­ller que es­tá en su ca­sa.

Nota Publicada en La Voz Del Pueblo el 19/06/2004

Cuando la pasión es color

Fui re­ci­bi­do en su ca­sa. “Ve­ní su­bí a mi ta­ller”, me di­jo. Y allí em­pe­za­mos una char­la que, a ca­da pa­la­bra me trans­mi­tía… hu­mil­dad, paz y la sen­sa­ción que su men­te es­tá­ba per­ma­nen­te­men­te di­bu­jan­do el es­ce­na­rio a me­di­da que pro­nun­cia su re­la­to.
Car­los, na­ció en Ca­sil­da, y des­de muy jo­ven le apa­sio­na­ba la pin­tu­ra, y fue a es­tu­diar Ar­tes Vi­sua­les en Ro­sa­rio, re­ci­bién­do­se a los 23 años. “Siem­pre tu­ve suer­te, y gen­te que me ayu­dó, por eso pue­de em­pe­zar a ex­po­ner mis cua­dros an­tes de re­ci­bir­me”. “Mi pri­me­ra mues­tra en Ga­le­rías de Ar­te la rea­li­cé en el año 1970 y mi pri­mer cua­dro, un pai­sa­je se­rra­no, fue ad­qui­ri­do por An­to­nio D’ Aloi­sio, que era pre­si­den­te de Apren­di­ces y em­plea­do de la Mu­ni­ci­pa­li­dad”, re­cuer­da emo­cio­na­do.
Car­los se ca­só con Ruth un 5 de di­ciem­bre de 1959 con quien tie­ne dos hi­jos, Car­li­tos (43) que tra­ba­ja en el Nue­vo Ban­co de San­ta Fe y Mó­ni­ca, do­cen­te en la Es­cue­la 225 de Pu­ja­to.
El pin­tor es sim­pa­ti­zan­te de Alum­ni, Apren­di­ces, Ne­well’s Old Boys y Bo­ca Ju­niors, don­de ex­pu­so en ca­da uno de és­tos clu­bes en sus sa­las de ar­tes.
Son re­co­no­ci­das sus flo­res en va­rios paí­ses, in­clu­so lo lla­man “el pin­tor de las flo­res de Amé­ri­ca” un te­ma que ha sor­pren­di­do a los es­pa­ño­les por la di­ver­si­dad en sus co­lo­res y téc­ni­ca, pe­ro sus tra­ba­jos no se li­mi­tan a las flo­res. Tam­bién pin­tó la Ca­sa de Car­los Ca­sa­do del Ali­sal en el año 1966 que fue ad­qui­ri­da por en en­ton­ces In­ten­den­te Mu­ni­ci­pal Ave­li­no Lót­ti­ci en 1970, la Ca­sa de Agus­tín Ma­gal­di, la ca­sa del pa­dre del Ge­ne­ral San Mar­tín en Cer­va­tos de la Cue­za (Pa­len­cia – Es­pa­ña), el Mo­nu­men­to de la Ban­de­ra, la Fuen­te de la Ca­so­na de Car­los Ca­sa­do y di­ver­sos di­bu­jos de ca­so­nas an­ti­guas de Ca­sil­da.
Pin­tó la por­ta­da del Al­bún de Oro de La Voz Del Pue­blo en el año 1971, en­tre otras in­nu­me­ra­bles obras pic­tó­ri­cas.
Tam­bién rea­li­zó im­por­tan­tes res­tau­ra­cio­nes co­mo la ima­gen de San Pe­dro (en Agos­to de 1985) que es­tá en el Al­tar Ma­yor de la Igle­sia del mis­mo nom­bre, y al cua­dro de la Vir­gen Ma­ría, que fue una res­tau­ra­ción to­tal de­bi­do a su mal es­ta­do.
“Ex­po­ner jun­to a los gran­des maes­tros de la pin­tu­ra co­mo Quin­que­la Mar­tín, Ber­ni, Sol­di, For­te, en­tre otros, en la sa­la de ar­te del Gran Ho­tel Pro­vin­cial de Mar Del Pla­ta, es uno de los acon­te­ci­mien­tos que me han lle­na­do de or­gu­llo”, co­men­ta Tos­ti­ca­re­lli.
“Fui el pri­mer pin­tor del in­te­rior del país in­vi­ta­do a ex­po­ner en el Tren Cin­ta de Pla­ta, que lle­va­ba un co­che va­gón co­mo sa­la de ar­te y al lle­gar a San Sal­va­dor de Ju­juy ha­bía otra mues­tra que or­ga­ni­za­ba la se­ño­ra Cuty de Cha­gras, ma­má del au­tor de los te­mas mu­si­ca­les de fol­klo­re “Sa­po Can­cio­ne­ro” y “a Ju­juy”, ella me su­gie­rió ex­po­ner en la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la y lue­go en la Di­rec­ción de Tu­ris­mo de esa ciu­dad.
Tam­bién rea­li­cé una ex­po­si­ción al ai­re li­bre en la Fies­ta Pa­tro­nal de “San­ta Te­re­si­ta” don­de se rea­li­za­ban con­jun­ta­men­te jue­gos de sor­ti­ja, ca­ba­lla­das, su­ge­ri­do por Cuty pa­ra que la gen­te de me­nos re­cur­sos pue­da ver­la y acep­té con mu­cho gus­to”.
Cuan­do le pre­gun­té so­bre al­gu­na anéc­do­ta, Car­li­tos me re­se­ñó que “en una opor­tu­ni­dad me in­vi­ta­ron la Li­ga de Da­mas de la “Sa­la San­ta Mó­ni­ca”, que es­ta­ba al la­do de la Igle­sia San Pe­dro, don­de hoy fun­cio­na la FM de la Can­de­la­ria (hoy FM María), y en ho­me­na­je a es­ta ex­po­si­ción pin­té el cua­dro de San­ta Mó­ni­ca con San Agus­tín. Por es­ta im­por­tan­te ex­po­si­ción le pu­se Mó­ni­ca a mi hi­ja.

En Es­pa­ña: Con sus cua­dros co­mo “pa­sa­por­te cul­tu­ral”, Car­los Tos­ti­ca­re­lli ex­pu­so en dos opor­tu­ni­da­des en Es­pa­ña. “Tu­ve la suer­te de co­no­cer al se­ñor Fruc­tuo­so Ba­lles­te­ro Ga­go y su se­ño­ra Ro­sa, quie­nes me lle­va­ron a co­no­cer Es­pa­ña y otros paí­ses. La crí­ti­ca de la pren­sa es­pa­ño­la fue muy bue­na. Ex­pu­se en Vi­lla­da (don­de na­ció Car­los Ca­sa­do del Ali­sal), en Pa­re­des de Na­va (na­ció la ma­má del Gral. San Mar­tín) y Pa­len­cia (Ca­pi­tal de Cas­ti­lla de León).
“Los es­pa­ño­les se lle­va­ron una gra­ta im­pre­sión con los mo­ti­vos flo­ra­les, fun­da­men­tal­men­te por las flo­res sil­ves­tres o de pra­do, que pa­ra ellos era to­da una no­ve­dad, por­que los gran­des maes­tros de allá se des­ta­can por rea­li­zar fi­gu­ras u otros mo­ti­vos”

En la ac­tua­li­dad (se refiere a la fecha de publicación de la nota), el pin­tor lle­va a ca­bo una mues­tra en la ga­le­ría de ar­te de Mag­gie Caf­fer en Las Va­ri­llas (Cór­do­ba).
Sin du­das, que una per­so­na­li­dad co­mo Don Car­los Tos­ti­ca­re­lli, me­re­ce mu­cho más que es­te ar­tí­cu­lo, só­lo el he­cho de des­ta­car que un cua­dro su­yo lu­ce en el Va­ti­ca­no, con una no­ta fir­ma­da por el Pa­pa Juan Pa­blo II que él guar­da ce­lo­sa­men­te, es una mues­tra de lo que és­te se­ñor de la ar­tes plás­ti­cas nos es­tá le­gan­do. De­cir que mu­chas ca­sas de nues­tra ciu­dad tie­nen un Tos­ti­ca­re­lli, no se­ría una no­ve­dad, in­nu­me­ra­bles pre­mios, pla­que­tas y men­cio­nes son tes­ti­mo­nio vi­vo por don­de pa­seó su ar­te.

Di­ce Mar­ga­ri­ta Or­te­ga (es­cri­to­ra es­pa­ño­la de Pa­len­cia): “Con­tem­plar la obra del pin­tor ar­gen­ti­no Car­los Tos­ti­ca­re­lli, es acer­car­se a la ar­mo­nía, a la be­lle­za, a la luz, a la per­fec­ción de las co­sas sen­ci­llas y apa­ren­te­men­te pe­que­ñas. Tos­ti­ca­re­lli es un maes­tro de la plas­ti­ci­dad que pin­ta flo­res. Flo­res sil­ves­tres es­pe­cial­men­te”.
Y ese es Car­los Tos­ti­ca­re­lli, un SE­ÑOR del ar­te plás­ti­co, un maes­tro, pe­ro tam­bién un hom­bre que hi­zo de su vo­ca­ción su for­ma de vi­da y nos re­pre­sen­ta con su sen­ci­llez y hu­mil­dad en ca­da ex­po­si­ción que rea­li­za.

 

Posts Carousel

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancel reply

Latest Posts

Top Authors

Most Commented

Featured Videos