Edición N° 38 -

Asociación Escuela de Música César Mastroiacovo

Las Co­lo­nias del Sur de San­ta Fe des­pués de atra­ve­sar dé­ca­das de or­ga­ni­za­ción y cre­cien­te pro­gre­so, se con­ver­ti­rían en Vi­llas, Lo­ca­li­da­des y Ciu­da­des. Ya con­so­li­da­dos los as­pec­tos ur­ba­nís­ti­cos sur­gen los gran­des pro­yec­tos, co­mo la crea­ción del Fe­rro­ca­rril Oes­te San­ta­fe­si­no en el año 1883, el cre­ci­mien­to na­tu­ral de los ba­rrios y por en­de las ins­ti­tu­cio­nes de

Las Co­lo­nias del Sur de San­ta Fe des­pués de atra­ve­sar dé­ca­das de or­ga­ni­za­ción y cre­cien­te pro­gre­so, se con­ver­ti­rían en Vi­llas, Lo­ca­li­da­des y Ciu­da­des.
Ya con­so­li­da­dos los as­pec­tos ur­ba­nís­ti­cos sur­gen los gran­des pro­yec­tos, co­mo la crea­ción del Fe­rro­ca­rril Oes­te San­ta­fe­si­no en el año 1883, el cre­ci­mien­to na­tu­ral de los ba­rrios y por en­de las ins­ti­tu­cio­nes de ca­rác­ter: So­cial; cí­vi­co-po­lí­ti­co; de­por­ti­vo; edu­ca­ti­vo y re­li­gio­so.
Las Ban­das de Mú­si­ca con ins­tru­men­tos de vien­to y per­cu­sión eran muy va­ria­das: mi­li­ta­res, de ba­ta­llón, es­cua­dro­nes de po­li­cía (en­tre otras) que eran nu­me­ro­sas pe­ro tam­bién es­ta­ban las más mo­des­tas: LAS BAN­DI­TAS PUE­BLE­RAS, pe­que­ñas, afi­na­das o no, eran co­mo se de­cía “Ban­das de ma­la muer­te”, su­ma­men­te atrac­ti­vas a la ho­ra de la or­ga­ni­za­ción de al­gu­na ce­le­bra­ción o fes­te­jo.
Los di­rec­to­res de las Ban­das era la ma­yo­ría ita­lia­nos o des­cen­dien­tes de in­mi­gran­tes es­pa­ño­les, fran­ce­ses o ale­ma­nes, los crio­llos eran ge­ne­ral­men­te mú­si­cos, es­pe­cial­men­te si eran Ban­das mi­li­ta­res o de es­cua­dro­nes.
Aho­ra bien, ¿quié­nes se ser­vían de las Ban­das?
Los se­ño­res aris­tó­cra­tas, los je­fes po­lí­ti­cos o “los cau­di­llos de tur­no”, el párroco y las es­cue­las.
El ca­rác­ter de su re­per­to­rio era va­ria­do: tan­gos, val­ses, zam­bas me­dio val­sea­das, mar­chi­tas de fan­fa­rrias, que ele­va­ban el es­pí­ri­tu, con­ta­gian­do ale­gría a los oyen­tes. Eran so­lem­nes en las Fies­tas Pa­trias o en las Pro­ce­sio­nes Re­li­gio­sas.
En Vi­lla Ca­sil­da, en 1900, re­so­na­ban bri­llan­tes las no­tas de la Ban­da del maes­tro Juan Cor­te­si, “pe­que­ña, pe­ro bien di­ri­gi­da”.
El maes­tro Cé­sar Mas­troia­co­vo, di­ri­gía “Los Ber­sa­glie­res” (1907-1910)
Don Cé­sar da­ba cla­ses a los fu­tu­ros mú­si­cos de la Ban­da en la ca­lle Men­do­za 2057, en el año 1941.
Pos­te­rior­men­te, des­de 1963 has­ta 1988, fue di­ri­gi­da por el in­sig­ne maes­tro Don Ed­gar­do En­ri­que Ric­chez­ze, en el lo­cal de ca­lle Ro­ca 2250. Ac­tual­men­te la Ban­da de Mú­si­ca es­tá a car­go del Maes­tro Ro­mán A. Guar­da.
Te­lé­fo­nos: 03464 – 426169 – 425010

Des­pe­di­mos al Ami­go

Par­tió pa­ra el mun­do de los si­len­cios…
un AMI­GO, el maes­tro de los maes­tros Don Ed­gar­do Ric­chez­ze (Ieie).
Des­de su ni­ñez se per­fi­ló en su es­pí­ri­tu una acen­dra­da vo­ca­ción por la mú­si­ca, los li­bros, la cul­tu­ra, ha­cien­do de ello un cul­to ca­si sa­gra­do.
La pa­sión en­cen­día su al­ma, el de­ber de in­cul­car el amor por la mú­si­ca y ja­más se apar­tó de ella.
Era un au­tén­ti­co per­so­na­je de la vi­da pú­bli­ca y cul­tu­ral de Ca­sil­da y de la Zo­na.
Ini­cia en el año 1943 sus es­tu­dios con el maes­tro Cé­sar Mas­troia­co­vo, más tar­de for­mó par­te de la fa­mo­sa Jazz Ca­sil­da jun­to con otros mú­si­cos co­mo Pa­ga­ni, Mau­ri, Pas­cua­li, Moi­ne, Pei­re y Ba­ba­ya, vi­no des­pués de Blue Me­lo­di Jazz al la­do de don Jo­sé Rog­ge­ro, com­par­tió no­ches de ale­gría mu­si­cal en Los Can­ti­ne­ros jun­to con Juan­ci­to Rai­no­ne, Lo­ren­zo Mat­tei, Ni­co­li­ni y Cen­si. En la dé­ca­da del ‘70, Car­ca­ra­ñá tu­vo sus Com­par­sas “Ma­rin­gá” “Ma­rin­ga­ci­ta” y su Ban­da In­fan­to Ju­ve­nil pro­yec­to que par­ti­ci­pa­ba to­da su fa­mi­lia.
Fue Di­rec­tor de la Ban­da In­fan­to Ju­ve­nil “Cé­sar Mas­troia­co­vo” de la ciu­dad de Ca­sil­da du­ran­te 25 años (1963 – 1988), fun­dó en 1989 el Co­ro Pa­rro­quial San­ta Ce­ci­lia y ma­te­ria­li­zó tam­bién las Com­par­sas “Ma­ra­bú” y “Ma­ra­bu­ci­ta”.
Úl­ti­ma­men­te sus in­quie­tu­des lo lle­va­ron a di­ri­gir el Gru­po Vo­cal de la Aso­cia­ción Mar­chi­gia­na.
Se­gu­ro en su sue­ño, su al­ma es­ta­rá bus­can­do nue­vos ho­ri­zon­tes ar­man­do Ban­das, Or­ques­tas y Co­ros ce­les­tia­les, con la ilu­sión eter­na del amor por la Mú­si­ca.
Prof. Or­lan­do Lu­due­ña

Pu­bli­ca­do en “La Voz Del Pue­blo” (4/2/2005)

Posts Carousel

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancel reply

Latest Posts

Top Authors

Most Commented

Featured Videos