Edición N° 36 -

Aportes de “La Voz” a la Cultura Casildense

Aportes de “La Voz” a la Cultura Casildense

Prof. Federico Antoniasi Cul­tu­ra es la con­jun­ción de des­ti­nos in­di­vi­dua­les y co­lec­ti­vos. Una vi­sión ya muy arrai­ga­da so­bre la ciu­dad de Ca­sil­da an­cla per­ma­nen­te­men­te las cla­ves de su de­sa­rro­llo, de su cre­ci­mien­to con­si­de­ra­do siem­pre sos­te­ni­do, en los pi­la­res del avan­ce eco­nó­mi­co, del des­plie­gue de los pro­gre­sos ma­te­ria­les re­pre­sen­ta­dos por el na­ci­mien­to de nue­vas em­pre­sas, por

Prof. Federico Antoniasi

Cul­tu­ra es la con­jun­ción de des­ti­nos in­di­vi­dua­les y co­lec­ti­vos. Una vi­sión ya muy arrai­ga­da so­bre la ciu­dad de Ca­sil­da an­cla per­ma­nen­te­men­te las cla­ves de su de­sa­rro­llo, de su cre­ci­mien­to con­si­de­ra­do siem­pre sos­te­ni­do, en los pi­la­res del avan­ce eco­nó­mi­co, del des­plie­gue de los pro­gre­sos ma­te­ria­les re­pre­sen­ta­dos por el na­ci­mien­to de nue­vas em­pre­sas, por el au­men­to de los ni­ve­les de in­ver­sión de ca­pi­ta­les, por los ade­lan­tos en las obras de cons­truc­ción, en las ta­reas de edi­fi­ca­ción y de me­jo­ras ur­ba­nís­ti­cas, ya sean en­ca­be­za­das por los po­de­res pú­bli­cos o por la ini­cia­ti­va pri­va­da.
En nu­me­ro­sas opor­tu­ni­da­des, a lo lar­go de su his­to­ria, los edi­to­res de La Voz Del Pue­blo han rei­te­ra­do su idea de acom­pa­ñar los es­fuer­zos ciu­da­da­nos: en ma­te­ria de de­sen­vol­vi­mien­to eco­nó­mi­co y fi­nan­cie­ro con la cons­truc­ción de ini­cia­ti­vas de di­ver­sa ín­do­le, ten­dien­tes a con­so­li­dar la per­ma­nen­cia de es­pa­cios que pri­vi­le­gian el de­sa­rro­llo de ex­pre­sio­nes es­pi­ri­tua­les, ar­tís­ti­cas e in­te­lec­tua­les que le otor­guen sen­ti­do de per­te­nen­cia ciu­da­da­na a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de ca­sil­den­ses.
Es­pe­cial­men­te en los mo­men­tos con­me­mo­ra­ti­vos, los res­pon­sa­bles del pe­rió­di­co han in­sis­ti­do en la po­si­bi­li­dad de apro­ve­char las opor­tu­ni­da­des brin­da­das por el mo­vi­mien­to de los re­sor­tes de la eco­no­mía lo­cal pa­ra ge­ne­rar tra­zos nue­vos en la li­te­ra­tu­ra, la mú­si­ca, la plás­ti­ca, el ci­ne, el tea­tro y las di­ver­sas ex­pre­sio­nes de la cul­tu­ra po­pu­la­r que na­ce en los cen­tros ba­rria­les de Ca­sil­da.
Han si­do mu­chas las agru­pa­cio­nes o aso­cia­cio­nes or­ga­ni­za­das en tor­no a cier­tas pro­ble­má­ti­cas pro­pias del que­ha­cer cul­tu­ral, cu­ya exis­ten­cia pue­de ser con­si­de­ra­da de ca­rác­ter efí­me­ro de­bi­do a las di­fi­cul­ta­des crea­das pa­ra ase­gu­rar su man­te­ni­mien­to en el tiem­po.
Gru­pos fi­lo­dra­má­ti­cos, ins­ti­tu­tos cul­tu­ra­les, agru­pa­cio­nes li­te­ra­rias o de di­vul­ga­ción de ideas cien­tí­fi­cas, bi­blio­te­cas ba­rria­les, li­ceos de ar­te, die­ron for­ma al en­tra­ma­do cul­tu­ral de Ca­sil­da en la pri­me­ra mi­tad del si­glo XX sin que sus va­lio­sas con­tri­bu­cio­nes per­so­na­les y gru­pa­les que­den guar­da­das en la me­mo­ria de los ciu­da­da­nos.
Tal vez sea la Bi­blio­te­ca Po­pu­lar “Car­los Ca­sa­do”, na­ci­da ca­si al uní­so­no con la ciu­dad, en el trans­cur­so del año 1908, la re­pre­sen­ta­ción más ca­bal de los in­ten­tos de los ve­ci­nos de Ca­sil­da por cons­truir un or­den cul­tu­ral só­li­do, ci­men­ta­do en ins­ti­tu­cio­nes que pue­dan arrai­gar en el me­dio lo­cal. El im­pul­so de su crea­ción se de­ja sen­tir en el na­ci­mien­to de bi­blio­te­cas es­co­la­res, obre­ras –co­mo la Bi­blio­te­ca Po­pu­lar Fe­rro­via­ria “Do­min­go Faus­ti­no Sar­mien­to” o la Bi­blio­te­ca del Cen­tro So­cia­lis­ta “Es­te­ban Eche­ve­rría”-, o per­te­ne­cien­tes a en­ti­da­des de­por­ti­vas –ca­be men­cio­nar los in­ten­tos de Alum­ni y la Bi­blio­te­ca “Be­li­sa­rio Rol­dán” sos­te­ni­da por Apren­di­ces Ca­sil­den­ses – y ve­ci­na­les – se re­cuer­da una ex­pe­rien­cia su­ma­men­te sin­gu­lar en la Aso­cia­ción Ve­ci­nal del ba­rrio Al­ber­di.
Es­tos es­pa­cios se des­ta­can muy pron­to no só­lo por fa­ci­li­tar el ac­ce­so a los li­bros en una épo­ca en que su dis­po­ni­bi­li­dad no re­sul­ta­ba na­da fá­cil, si­no tam­bién por acer­car es­cri­to­res, ar­tis­tas, cien­tí­fi­cos de con­si­de­ra­ble pre­sen­cia en los me­dios por­te­ños, ro­sa­ri­nos y lo­ca­les, a par­tir de con­fe­ren­cias, di­ser­ta­cio­nes o ve­la­das li­te­ra­rias, mu­si­ca­les y tea­tra­les que han nu­clea­dos ca­da vez ma­yor can­ti­dad de es­pec­ta­do­res con el co­rrer de los años.
La se­gun­da mi­tad del si­glo XX se ve mar­ca­da por la apa­ri­ción de un gru­po de ins­ti­tu­cio­nes, cu­ya per­ma­nen­cia y pre­sen­cia en el es­pa­cio cul­tu­ral ca­sil­den­se se de­ja sen­tir de una ma­ne­ra más con­ti­nua­da.
Mu­seos, Aso­cia­cio­nes de Es­cri­to­res, Ar­tis­tas y Ar­te­sa­nos, Es­cue­las de Mú­si­ca, Dan­zas y Be­llas Ar­tes, or­ga­ni­za­das en al­gu­nas oca­sio­nes por el po­der pú­bli­co mu­ni­ci­pal, o di­se­ña­das por el afán de gru­pos par­ti­cu­la­res apo­ya­dos por las au­to­ri­da­des co­mu­na­les, dan la pau­ta de una ciu­da­da­nía que se orien­ta ca­da vez más a des­ple­gar sus po­ten­cia­li­da­des en ex­pe­rien­cias o for­mas de ex­pre­sión di­fe­ren­tes a las que con­ven­cio­nal­men­te han si­do con­si­de­ra­das co­mo ba­se del en­ri­que­ci­mien­to per­so­nal y so­cial. A es­to de­be agre­gar­se sin du­da la par­ti­ci­pa­ción de un im­por­tan­te cau­dal de hom­bres y mu­je­res que por su pro­pia cuen­ta, rea­li­zan­do es­tu­dios aca­dé­mi­cos o apo­ya­dos en su afán de au­to­di­dac­tas, han per­mi­ti­do el flo­re­ci­mien­to de la poe­sía, la pin­tu­ra, la es­cul­tu­ra, la mú­si­ca y de­más ma­ni­fes­ta­cio­nes, de­jan­do en sus es­tam­pas, imá­ge­nes aún per­du­ra­bles de la ciu­dad y sus te­mas a lo lar­go del si­glo.
Un re­co­rri­do por las pá­gi­nas de La Voz Del Pue­blo nos pue­de in­di­car la no­to­rie­dad de es­tos apor­tes, ya en las re­pro­duc­cio­nes de tex­tos li­te­ra­rios in­cor­po­ra­dos en ca­da una de las edi­cio­nes, ya en las no­ti­cias que per­mi­ten se­guir las tra­yec­to­rias de ca­da uno de es­tos agen­tes de irra­dia­ción cul­tu­ral de la ciu­dad.
Es por ello que una vez más el pe­rió­di­co bus­ca con­ti­nuar su pro­pia his­to­ria, in­sis­tien­do en la ne­ce­si­dad de au­nar vo­lun­ta­des pa­ra re­for­zar el des­plie­gue de las prác­ti­cas cul­tu­ra­les ca­sil­den­ses, apo­yar el afán de ins­ti­tu­cio­nes y per­so­na­li­da­des que bre­gan por ellas y ga­ran­ti­zar un es­pa­cio en don­de las mis­mas pue­dan ser di­fun­di­das y re­co­no­ci­das.
Na­rrar su his­to­ria y mos­trar sus múl­ti­ples ca­mi­nos en el pre­sen­te es la ma­ne­ra de dar­les vi­da y alen­tar su con­ti­nui­dad.

Posts Carousel

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancel reply

Latest Posts

Top Authors

Most Commented

Featured Videos